ArchitectWork

Home / A Fondo / Un lugar de oración entre curvas sinuosas

Un lugar de oración entre curvas sinuosas

Rodeado de majestuosas montañas y coronado por una inmaculada cubierta blanca, un singular edificio de culto se inserta en la granja de Bosjes, en Sudáfrica. Su autor, Coetzee Steyn, ha conseguido crear un espacio de calma y reflexión a través de una arquitectura que parece flotar en mitad de la naturaleza.  

Fotografías: Adam Letch

Sus curvas caen dramáticamente para después elevarse en una danza acompasada que da lugar a un estructura ligera y dinámica. Así es la peculiar cubierta construida a partir de una delgada cáscara de hormigón que luce la nueva capilla del municipio sudafricano de Witzenberg. 

Ubicado en un pintoresco viñedo y diseñado por Steyn Studio, en colaboración con TV3 Architects, este espacio de oración cuenta con una sola planta rectangular de 420 metros cuadrados acotada por muros acristalados situados entre cada curvatura. A su alrededor, un estanque reflectante potencia esa sensación de ingravidez y ligereza de su estructura mientras que, en su interior, los pulidos suelos de terrazo se encargan de reflejar la luz. El juego de sombras dentro del volumen corre a cargo de la cubierta blanca que, a lo largo del día, coquetea con los rayos del sol. En lo que se refiere a los elementos que conforman el recinto, únicamente unos bancos de madera y un podio dorado son los protagonistas de este espacio que destaca por su sencillez y austeridad, creando así una atmósfera única que invita a la meditación. A ello se suma una paleta de materiales neutrales que enfatiza el oasis verde que brota en el exterior.    

Emplazada sobre un zócalo, la capilla de Bosjes establece un fuerte diálogo con el idílico paraje que le rodea. Para ello, y a diferencia de este tipo de construcciones que, por lo general, se desarrollan hacia el interior y son espiritualmente reflexivas, se ha buscado crear un espacio abierto que amplíe su intimidad hasta el valle y las cadenas montañosas. Para su creación, el arquitecto Coetzee Steyn se ha inspirado en las Estaciones Misioneras de Moravia, que se establecieron en el siglo XIX en las fincas del cabo holandés. Además, ha tenido en cuenta las características de las históricas iglesias misioneras de Mamre, Elim y Wupperthal. Muestra de ello es la simplicidad de su planta, la tranquilidad de sus interiores iluminados o la tactilidad de sus ondulantes paredes encaladas. Tal y como aseguran los responsables del proyecto, desde un punto de vista poético, se ha tomado como referencia la interpretación del Salmo 36:7, dando lugar a un “refugio a la sombra de las alas de Dios“.

Con respecto a los elementos del programa funcional de esta edificación, se ha optado por ocultarlos discretamente en las esquinas exteriores del jardín y dentro del zócalo, consiguiendo de este modo mantener la pureza de la forma estructural que le caracteriza. 

About Laura García-Barrios

Coordinadora Editorial NAN Arquitectura y Construcción

Te puede interesar

Dekton® Slim, un nuevo y revolucionario formato

Con un espesor de 4 milímetros para la superficie ultracompacta de Cosentino, Dekton® Slim supone toda una revolución a nivel arquitectónico.

Publicidad

Actualidad sobre eficiencia y recursos energéticos

Actualidad sobre paisajismo y jardinería

Actualidad sobre la obra pública