¿Reforestación? Sí, pero con conocimiento | NAN Construcción

Epson’

Advertisement

Architect Work

Home / AA Más Noticias / ¿Reforestación? Sí, pero con conocimiento

¿Reforestación? Sí, pero con conocimiento

TEXTO: Fernando Pozuelo. Fernando Pozuelo Landscaping Collection. www.fernandopozuelo.com @Jardindeautor

2019 ha sido el año de la emergencia climática: no solo ha sido el más cálido de la historia de Europa, por lo menos desde que se tienen registros (la temperatura ha aumentado 0,6 grados con respecto al periodo comprendido entre 1981 y 2010), sino que se han producido los incendios forestales más peligrosos e incontrolables en muchos años. Los incendios agravan el cambio climático y, a su vez, el cambio climático y el calentamiento global intensifican los incendios forestales.

Según un reciente informe del Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copérnico (CAMS), la actual crisis climatológica ha provocado que durante el pasado año se emitieran 6.375 millones de toneladas de CO2 en todo el mundo como consecuencia de los incendios forestales. La deforestación debida a causas naturales o a la acción humana hace que cada año se pierdan millones de hectáreas.

En la última década se ha debatido mucho sobre si la reforestación es o no un método adecuado para luchar contra el calentamiento global y la deforestación, gracias a la capacidad que tienen los árboles de reducir los niveles de CO2 y transformarlo en oxígeno. Son muchos sus defensores, lo que ha llevado a numerosas empresas a poner en marcha campañas de reforestación dentro de sus planes de Responsabilidad Social Corporativa. Pero la cosa no se limita al mundo empresarial, ya que estas iniciativas se han visto reflejadas también en gobiernos centrales y regionales de todo el mundo.

Hay países, como el caso de India, que se han tomado muy en serio la reforestación. Desde 2016 se ha llevado a cabo una iniciativa promovida por el Gobierno con una inversión de más de 6.000 millones de euros para conseguir un aumento del 11% de la extensión de árboles que cubren el país. Esta medida ha llegado como consecuencia de los altos índices de polución que han llevado a India a estar en las primeras posiciones de los países con el mayor nivel de contaminación.

No cabe duda de que esta actividad tiene muchos efectos positivos sobre el medio ambiente: protege el suelo de la erosión y aumenta su fertilidad, mejora el desempeño de las cuencas hidrográficas, reduce el flujo rápido de las lluvias, hace de barrera natural contra el viento para proteger los cultivos, etc. También son muchas la voces críticas que hablan de los posibles efectos nocivos de la reforestación, ya que la plantación sin ningún tipo de control puede romper el equilibrio de la naturaleza y conseguir el efecto contrario de lo que se persigue. Y aunque es cierto que este riesgo existe, no debemos caer el error de generalizar, ya que en la mayoría de los casos suele ser fruto de una mala planificación y ejecución.

Lo primero que se debe tener en cuenta es qué se planta y dónde se planta. La apuesta por la utilización de especies autóctonas, aquellas que ya existían en esa zona, nos asegura la conservación del paisaje original y evita poner en riesgo otras especies de la flora y la fauna ya presentes en el entorno. También debemos valorar, por ejemplo, que utilizar variedades de rápido crecimiento puede agotar los alimentos y nutrientes y reducir la fertilidad del lugar. Por ello, conocer el tipo de suelo sobre el que vamos a llevar a cabo la plantación es otro aspecto clave. Si se llevara a cabo este proceso en una región más árida, se podría acabar con la humedad de la tierra, descendiendo su nivel y afectando directamente al flujo que va hacia los ríos.

Y es que cada ecosistema y cada árbol tiene unas particularidades muy concretas, por lo que para llevar a cabo un proceso de reforestación es necesario la participación en el proyecto de profesionales que cuenten con los conocimientos necesarios para realizarlo de la forma más respetuosa con el entorno. Como ocurre en cualquier proyecto de construcción o intervención del paisaje, el noble objetivo de ayudar a la naturaleza no puede llevarnos a actuar movidos por las prisas y cometer descuidos. Resulta imprescindible que exista un proyecto sólido y estudiado de reforestación, que tenga presente los tiempos y consecuencias, que cuente con planes de actuación —antes, durante y después de su ejecución— avalados por expertos en este ámbito.

También son muchas la voces críticas que hablan de los posibles efectos nocivos de la reforestación, ya que la plantación sin ningún tipo de control puede romper el equilibrio de la naturaleza y conseguir el efecto contrario de lo que se persigue. Y aunque es cierto que este riesgo existe, no debemos caer el error de generalizar, ya que en la mayoría de los casos suele ser fruto de una mala planificación y ejecución.

Lo primero que se debe tener en cuenta es qué se planta y dónde se planta. La apuesta por la utilización de especies autóctonas, aquellas que ya existían en esa zona, nos asegura la conservación del paisaje original y evita poner en riesgo otras especies de la flora y la fauna ya presentes en el entorno. También debemos valorar, por ejemplo, que utilizar variedades de rápido crecimiento puede agotar los alimentos y nutrientes y reducir la fertilidad del lugar. Por ello, conocer el tipo de suelo sobre el que vamos a llevar a cabo la plantación es otro aspecto clave. Si se llevara a cabo este proceso en una región más árida, se podría acabar con la humedad de la tierra, descendiendo su nivel y afectando directamente al flujo que va hacia los ríos.

Y es que cada ecosistema y cada árbol tiene unas particularidades muy concretas, por lo que para llevar a cabo un proceso de reforestación es necesario la participación en el proyecto de profesionales que cuenten con los conocimientos necesarios para realizarlo de la forma más respetuosa con el entorno. Como ocurre en cualquier proyecto de construcción o intervención del paisaje, el noble objetivo de ayudar a la naturaleza no puede llevarnos a actuar movidos por las prisas y cometer descuidos. Resulta imprescindible que exista un proyecto sólido y estudiado de reforestación, que tenga presente los tiempos y consecuencias, que cuente con planes de actuación —antes, durante y después de su ejecución— avalados por expertos en este ámbito.

Suscrbete

About ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

Teresa Sapey, Red y Actiu conectan a las personas en la sala VIP de ARCO con una mesa de 22 metros de largo

Una gran mesa multicolor de 22 metros de largo, que busca conectar a las personas y es 100% reciclable, será una de los grandes atractivos de la Sala VIP de ARCO.

Publicidad

Fimma - Feria Valencia

TAU

Baumit

Helske

Northgate

Salamander

Finsa
Vaillant
Saint Gobain
Schreder
Actis
Cupastone

Schindler

La-Parrilla
Iguazuri
Etanco

Actualidad sobre eficiencia y recursos energéticos

Actualidad sobre paisajismo y jardinería

Actualidad sobre la obra pública