El sector de la construcción cierra 2010 con una caída del 10,8%

El sector de la construcción cerró el año 2010 con una caída del 10,8%, y no se espera que vuelva a crecer en los próximos tres años, según las previsiones de Seopan. En un encuentro con los medios de comunicación, el presidente de la patronal de las grandes constructoras, David Taguas, ha analizado la situación económica, que puede resultar afectada de continuar la escalada del precio del petróleo, fruto de las tensiones geopolíticas que se están viviendo en el Magreb.

 

En el sector de la construcción, la producción más afectada en 2010 fue la residencial, que sufrió una caída del 16,5% en un subsector cuya producción representa el 25,3% del total. La construcción no residencial sufrió un retroceso del 4,5%, mientras que la rehabilitación y el mantenimiento sufrió pérdidas del 4%.

Por su parte, la obra civil descendió un 13,5% a lo largo del año pasado. El sector de la construcción atraviesa en la actualidad una segunda crisis, la de la caída de la inversión pública, cuyo ratio sobre el PIB total retrocedió en 2010 a niveles de la década de los 70.

Buena parte del plan de ajuste anunciado por Zapatero en mayo de 2010 iba a recaer sobre el sector de la construcción. "El plan de consolidación fiscal era necesario", ha manifestado Taguas, que ha defendido que, a pesar del cumplimiento de las previsiones de déficit del conjunto de las Administraciones Públicas, debe tener continuidad, a pesar de haber resultado "muy duro" para el conjunto de la construcción. No obstante, en los dos últimos años, las inversiones del Ministerio de Fomento y del Ministerio de Medioambiente han pasado de 19.930 millones de euros a 14.725 millones, y en 2010 la licitación pública sufrió un descenso del 32,2%.

El descenso en la actividad ha tenido también su repercusión en el empleo. En total descendió un 12,6% la cantidad de personas empleadas en el sector, que ha visto reducido su peso sobre el total de la población empleada del 10% al 8,9%.
En su exposición, David Taguas se ha referido a la nueva Directiva de morosidad aprobada recientemente por la Unión Europea, según la cual "las partes deben seguir teniendo la posibilidad de acordar expresamente plazos de pagos superiores a 60 días naturales". El presidente de Seopan ha reclamado la transposición de la nueva Directiva, y recuperar así "la libertad de pactos".

Asimismo, ha reclamado cambios en la legislación en materia de concesiones, que, en su opinión, "está provocando una pérdida de la competitividad internacional de las empresas concesionarias españolas", empresas que ha recordado "son líderes mundiales en el sector de la construcción". Además, Taguas ha defendido que, al hablar de competitividad, "el tamaño de las empresas es importante", y ha vuelto a denunciar la excesiva atomización existente en el tejido empresarial del sector.

Subir el precio de combustible para compensar la subida del petróleo
El presidente de Seopan ha realizado en el cuentro un análisis de la situación económica global y española. Si bien se prevé un crecimiento del PIB del 0,3% en el primer trimestre y un 1,1% al cerrar este 2011 "la tasa de desempleo puede alcanzar un máximo absoluto", situándose en el 21,2% de la población activa.

No obstante, desde Seopan se apunta a este 2011 como el año de la recuperación de empleo neto. Taguas ha cifrado esta creación de puestos de trabajo en "100.000 en el segundo y tercer trimestre y menor en el cuarto, por razones estacionales".

La subida del precio del petróleo, consecuencia de la inestabilidad geopolítica de los países del Magreb, ha ocupado parte del discurso del presidente, quien ha cifrado en 5.200 millones de dólares el coste para las arcas del estado que supone cada incremento en 10 dólares del precio del barril de crudo. En 2010 el precio medio fue de 79,6 millones, mientras que en lo que va de 2011 se sitúa en los 110 dólares, lo que supone un incremento del 38,2%. "Esto supondría unos 16 mil millones", ha advertido Taguas, quien, para compensar este desembolso, apuesta por elevar la tasa impositiva sobre el consumo de combustible para reducir la demanda de petróleo.

"No tiene sentido pensar en recuperar el poder adquisitivo,somos un país importador, y si sube el petróleo perdemos poder adquisivo" señalaba Taguas. En cuanto a la reducción de la velocidad máxima en autopistas y autovías a 110 km/h, el presidente de Seopan duda de su efectividad, y ha señalado que "afectará negativamente a las cifras de explotación de las autopistas de peaje".

Acceda a la presentación completa.

Acerca de ProfesionalesHoy 28363 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy