Eduard Arnau, director comercial de Techno Trends

¿Son suficientes las medidas tomadas en pro del ahorro energético?
El consumo energético es uno de los items más importantes de la agenda mediática. Reducir la velocidad máxima, renovar el sistema de alumbrado público municipal, favorecer la introducción de neumáticos de máxima calificación energética, fomentar el uso de la biomasa para usos térmicos; el plan de ahorro energético se ha convertido en un tema de actualidad. Desde hace tiempo escuchamos a partidos políticos, a expertos en la materia y a las instituciones reivindicar la necesidad de reducir drásticamente la dependencia energética del exterior. Pero, ¿están realmente las Administraciones Públicas tomando medidas para ello?

Los poderes públicos están llevando a cabo una potente campaña de sensibilización para concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de adoptar hábitos de ahorro y consumo eficiente de la energía. Dejar el coche en casa y utilizar el transporte público es una recomendación habitual. Sin embargo reducir el nivel de consumo energético así como la contaminación atmosférica exige un esfuerzo tanto individual como colectivo. Es importante que entre todos consigamos el propósito planteado, pero todos, no solo los ciudadanos. Está muy bien instar a los ciudadanos a no coger el coche, mientras desde las Administraciones Públicas no hacen nada por evitar sus cómodos desplazamientos. “Haz lo que yo diga pero no lo que yo haga”, parece ser una lema de la sociedad actual.

El Consejo de Ministros ha aprobado un plan de ahorro energético con veinte medidas para los sectores del transporte, la iluminación y la edificación con las que se prevé reducir un 5 % las importaciones españolas de petróleo y ahorrar así 2.300 millones de euros al año. Suena bien pero, ¿es suficiente?, ¿son realmente éstas las mejores medidas que podrían haber tomado?

La situación en la que nos encontramos exige pensarse mucho cada gasto y plan llevado a cabo por el país. Las medidas establecidas supondrán un coste de 1.151 millones de euros y aunque algunas pueden resultar bastante necesarias; hoy en día, son muchas las soluciones tecnológicas que pueden ayudar a reducir el consumo energético de una organización sin tener que invertir una gran cantidad de dinero para ello. Una de éstas es la Telepresencia, un sistema de videoconferencia más avanzado, que permite conectar dos o más sedes o puntos distantes sin necesidad de desplazamientos. Son muchas las organizaciones que ya están aplicando este tipo de soluciones, pero mientras en el ámbito empresarial cada vez son más las compañías que se dan cuenta de las ventajas de estas herramientas y optan por integrar la videoconferencia en sus hábitos de trabajo; su incorporación a las Administraciones Públicas aún deja mucho que desear.

La integración de las soluciones de colaboración visual en el entorno laboral, además de reducir el consumo energético, ayuda a preservar el medio ambiente y fomenta el teletrabajo, suponiendo un importante beneficio directo e indirecto para las empresas y sus empleados. Por un lado, está el ahorro en costes de desplazamientos, dietas y alojamiento cada vez que un trabajador debe reunirse con personas que pueden estar a miles de kilómetros de distancia; y por otro, el aumento de productividad del empleado, ya que no pierde tiempo en estos desplazamientos. Una medida que haga que una empresa o institución ahorre en energía es siempre una buena opción. Pero si encima reduce considerablemente sus gastos anuales y este ahorro contribuye a la reducción de las emisiones de Co2, la opción es todavía mejor.

Las Administraciones Públicas no sólo deberían fomentar este tipo de medidas, sino que ellas mismas, deberían predicar con el ejemplo. Muchos de los viajes y desplazamientos de los dirigentes políticos pueden sustituirse por un correcto uso de herramientas tecnológicas como la telepresencia. Los costes de estas soluciones son insignificantes si se comparan con los actuales gastos por movilidad que se ven obligadas a soportar a diario. Por ello, utilizar la Telepresencia y la Colaboración Visual sustituir reuniones innecesarias por encuentros virtuales de calidad es una de las formas más sencillas y rentables de reducir drásticamente tanto el consumo de energía como los gastos y los niveles de contaminación de las Administraciones Públicas.

Todo un reto y una verdadera oportunidad a la capacidad y voluntad de desarrollo de las Administraciones Públicas y sus gestores.

Eduard Arnau es director comercial de Techno Trends
 

Acerca de ProfesionalesHoy 26601 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy