Podríamos hablar de otros goles: los éxitos tecnológicos españoles

En nuestro país, donde criticar es uno de nuestros pasatiempos favoritos, tenemos poca costumbre de alabar nuestros logros. Quizás, en este momento donde, aparte del futbol, todo parece ir mal, donde nuestra juventud se desespera de ser españoles, y como otras generaciones anteriores, busca esperanza en otros países, sea el momento de darnos cuenta que hay éxitos importantes, hechos por españoles y en España, que merece la pena resaltar.

 

Podríamos hablar de otros goles: los éxitos tecnológicos españoles

Por: Hervé Imbert, director general de IMC Group

En nuestro país, donde criticar es uno de nuestros pasatiempos favoritos, tenemos poca costumbre de alabar nuestros logros. Quizás, en este momento donde, aparte del futbol, todo parece ir mal, donde nuestra juventud se desespera de ser españoles, y como otras generaciones anteriores, busca esperanza en otros países, sea el momento de darnos cuenta que hay éxitos importantes, hechos por españoles y en España, que merece la pena resaltar.

Curiosamente, y a pesar de todo lo que sale en las noticias sobre el sector financiero, tenemos una tecnología bancaria de las mejores del mundo. Es una gran paradoja que viene desde hace muchos años, sobre todo cuando se compara con países como el Reino Unido, o incluso Alemania, Francia o Estados Unidos que hasta hace pocos años, no tenían sistemas transaccionales potentes y seguían haciendo mucho trabajo en back office o durante los procesos nocturnos (batch). Todavía, la banca por Internet, que ofrecen muchos de estos bancos extranjeros, es muy deficiente cuando se compara con las posibilidades que puede disfrutar un cliente en España tanto a nivel de particulares como, y sobre todo, a nivel empresa.

Eso se ha visto y se ha podido comprobar en particular, cuando algunos de los grupos españoles de primer orden han comprado bancos extranjeros y han empezado a querer integrarlos: paradójicamente, unas de las muchas dificultades para efectuar esta integración (sin obviar por supuesto el tema del idioma, de la cultura, productos diferentes, leyes diferentes, etc…) ha sido el estado de sus sistemas, de sus procesos, y el grado de antigüedad de los mismos. Los técnicos españoles embarcados en estas aventuras decían que tenían la impresión de haber vuelto veinte años atrás. Es cierto, sin embargo, que a nivel productos financieros, nos superan con creces, tienen mucha más variedad y sofisticación,  pero no a nivel tecnológico.

De la misma manera, esta fuerza y know how tecnológico, se está viendo  en las integraciones forzosas que se están haciendo en el mercado nacional con las fusiones de cajas y construcciones de bancos nuevos donde no solo hay que integrar estas cajas con diferentes perfiles, productos y clientes pero además hacer la adaptación de los sistemas para pasar del estatuto de caja de ahorros a banco.

A pesar de las noticias que llueven sobre el comportamiento de algunos de sus directivos, del estado de las cuentas, los agujeros, etc … el esfuerzo de los técnicos que trabajan sin parar para hacer en un tiempo record estas integraciones está permitiendo dar un futuro a la banca española.

Eso es lo que queremos saludar aquí ya que el oprobio del comportamiento de unos pocos recae injustamente sobre los que, al final,  sustentan con su trabajo el funcionamiento de estas instituciones y hacen que el cliente pueda seguir teniendo una cuenta con su dinero y sus ahorros, disponer de ellos aunque le hayan cambiado el logotipo de la sucursal de su oficina y la etiqueta en el cajero donde sacan el dinero.

Y esto, lo de cambiar el logotipo y el nombre en la sucursal, cosa que parece tan fácil al hombre de la calle, no lo es tanto cuando se trata de la técnica y de la tecnología que hay por detrás.

Para conseguir este resultado, poder cambiar un letrero, ha sido necesario, el esfuerzo y conocimientos de muchos profesionales  internos de las entidades,  ingenieros, informáticos… que están en la sombra, junto con las empresas que ayudan, en “la sombra de la sombra”, y que son las empresas de servicio que utilizan, los que,  con su esfuerzo y puntera preparación, han hecho frente a uno de los retos tecnológicos más importantes y decisivos llevados a cabo en nuestro país. Miles de personas trabajando día a día….

Una de las razones de necesitar el esfuerzo de tanta gente es que para proceder a la integración de diferentes entidades financieras hay que establecer la equiparación de Productos y de Operativas entre cada una de ellas.

Hay que empezar por estudiar cómo funciona cada una de las entidades, comprobar todo lo que realizan de forma diferente, proceder a llevar a cabo las modificaciones necesarias en la entidad destino y acomodar la operativa o productos de la entidad origen sobre la cual se va a hacer la integración.

 Normalmente se tienen que realizar desarrollos nuevos y llevar a cabo modificaciones sobre los sistemas de destino y también  adaptar los  procedimientos para poder migrar los productos y clientes.  También hay que realizar la homologación de productos. Esto es, hay que encajar cada producto origen en un producto destino de características equivalentes y comprobar que las funcionalidades son equivalentes en todos los casos y condiciones.

Cuando a la complejidad funcionalidad se une que se trabaja con  VOLÚMENES DE DATOS MUY ELEVADOS, millones de clientes, miles de productos, y en un tiempo limitado, el nivel de complejidad se incrementa.

Y aquí es dónde entra en juego disponer de una tecnología puntera, con unos costes competitivos, para poder proceder a todo ello en un momento tan especial como el que estamos viviendo. Tecnología española hecho por españoles a lo largo de muchos años. No tengamos miedo de decirlo.

Al diferencia del futbol, dónde hacerlo bien, es, meter goles, esto es lo que nos “hace ganar” (que se nos reconozca fuera y dentro) en una integración tecnológica  es, precisamente, lo contrario. El partido se gana  si al día siguiente de producirse la integración, y después de llevar “jugando el partido” muchos meses (con sus días y muchas noches) NADIE habla del resultado, de la victoria, de los goles y sus autores. Que no haya manifestación en la Cibeles. El éxito está en que no haya COPA ni nadie que la recoja. ¡GANAR consiste en que NO PASE NADA!

 

Creo que, en un momento, donde es fácil dejarse llevar por la ira, por la indignación, por la desesperación, en un momento en que por las injusticias que algunos han cometidos, otros están cometiendo otras injusticias para arreglar los daños de los primeros, saber que en este país hay gente preparada, gente que está trabajando para seguir haciendo funcionar este país y darle un futuro mejor, es esperanzador y merece un reconocimiento aunque no haya copa para materializarlo y  aunque no haya mención en primera página de los medios.

Acerca de ProfesionalesHoy 26199 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy