El rebote de la economía nipona mantiene a flote de momento al “Abenomics”

Tokio, 16 feb (EFE).- El rebote del producto interior bruto (PIB) de Japón en octubre-diciembre publicado hoy por el Gobierno nipón resultó menor de lo esperado, aunque sirvió para mantener a flote por el momento al “Abenomics”, la estrategia económica del primer ministro Shinzo Abe.

La tercera economía del mundo avanzó un 0,6 por ciento con respecto al trimestre anterior y un 2,2 por ciento a ritmo anual, según los datos publicados hoy por la Oficina del Gabinete.

En el cómputo de todo 2014, Japón creció un 0,04 por ciento en relación al año anterior.

Los pronósticos apuntaban de manera unánime a un rebote después de que la subida del impuesto sobre el consumo de 2014 hiciera que la economía nipona se contrajera en abril-junio y julio-septiembre, situando al país asiático en recesión técnica.

El alza de tres puntos del IVA (pasó del 5 al 8 por ciento) acometida el pasado 1 de abril ahogó al principal motor de la economía nipona, el consumo, que compone el 60 por ciento del PIB.

Sin embargo, la recuperación de la demanda se mostró débil nuevamente (avanzó solo un 0,3 por ciento de octubre a diciembre), lo que plantea dudas sobre cuán sostenible pueda ser el ritmo de crecimiento nipón.

Aún así, el ministro de reforma económica, Akira Amari, consideró en rueda de prensa que la confianza de los consumidores nipones mejorará pronto gracias a que la maquinaria para subir los sueldos en el país ya se ha puesto en marcha.

Para que el consumo nipón no se asfixie en la cruzada inflacionista del “Abenomics” (su meta es situar la subida de precios en el 2 por ciento para dejar atrás el ciclo deflacionario) el Gobierno logró finalmente un compromiso del sector privado para incrementar los salarios a cambio de rebajar cargas fiscales.

Amari también aseguró en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo que el Gobierno prevé una pronta reactivación de la demanda corporativa que dé impulso a la recuperación.

No obstante, los datos presentados hoy también parecen contradecir su tesis, ya que la inversión de capital de las empresas, otro componente de peso en el PIB, parece no arrancar tampoco (avanzó en octubre-diciembre solo un 0,1 por ciento).

El principal factor detrás del crecimiento de la economía nipona en el último trimestre de 2014 fue el fuerte incremento de las exportaciones, cuyo volumen se expandió un 2,7 por ciento gracias al debilitado yen, que hace más competitivos y rentables los bienes fabricados en Japón, y a la caída del precio del crudo.

En todo caso, el avance del PIB nipón parece refrendar por el momento la decisión de Shinzo Abe de cancelar una nueva subida del impuesto sobre el consumo que el Parlamento nipón había acordado para este año.

El primer ministro aprovechó también esa decisión para convocar unos comicios adelantados en diciembre en los que renovó su mayoría y logró el visto bueno para su estrategia económica.

Además, los datos publicados hoy también arrojaron otra cifra positiva para el “Abenomics”: el deflactor para todo 2014 mostró su primer avance (del 1,6 por ciento) en 17 años.

Economistas locales han señalado que, pese a ser un año en el que se subió IVA, el dato apunta a que la estrategia del Gobierno nipón podría estar dando frutos de verdad tras dos años de flexibilización monetaria a gran escala, al menos en lo que a espantar la deflación se refiere.

En cuanto a si la economía nipona seguirá creciendo o no, estos mismos analistas insisten en que dependerá en buena parte del ansiado tercer pilar del “Abenomics”, un paquete de reformas estructurales que en dos años de Gobierno aún siguen siendo más promesa que realidad.

Andrés Sánchez Braun

Acerca de ProfesionalesHoy 22665 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy