CaixaBank planea cuadruplicar su rentabilidad y aumentar el dividendo

Barcelona, 3 mar (EFE).- CaixaBank se propone cuadruplicar su rentabilidad en los próximos cuatro años, situándola entre el 12 y el 14 %, y aumentar su dividendo, planteándose incluso la posibilidad de realizar un reparto extraordinario de beneficios a partir de 2017.

Estos son dos de los objetivos que contempla el nuevo Plan Estratégico de CaixaBank para el período 2015-2018, un documento que la entidad ha estado «gestando» durante más de medio año y que el presidente del banco, Isidre Fainé, y su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, presentarán este martes en Londres a analistas e inversores internacionales.

CaixaBank desarrollará su nuevo Plan Estratégico en un entorno muy distinto al de los últimos años, marcado esta vez por una moderada recuperación económica -la entidad estima que el PIB crecerá una media anual del 2 %-, una previsión de crecimiento del volumen de negocio y el mantenimiento de los tipos de interés bajos.

El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, asegura que el cuatrienio 2015-2018 se caracterizará además porque seguirá la presión regulatoria y la banca tendrá que hacer frente a una demanda cambiante.

En este escenario, el grupo aspira a convertirse en el «referente» del sector en «calidad, confianza y reputación», y a lograr una rentabilidad recurrente por encima del coste de capital a partir de 2017.

Gonzalo Gortázar reconoce que la rentabilidad que había a finales de 2014, del 3,4 %, «no era satisfactoria», y que el objetivo de CaixaBank es multiplicar por cuatro esta cifra, situándola entre el 12 y el 14 % en 2017-2018.

La entidad confía en alcanzar este propósito mediante el crecimiento de los ingresos, con un alza media del 5,7 % anual, gracias a la expansión en negocios como banca de empresas, corporativa y productos de asesoramiento financiero, pero también por las menores provisiones y la contención de costes, lo que a su vez permitirá situar la ratio de eficiencia, que el pasado año era de casi el 57 %, a niveles inferiores al 45 %.

«Ser rentables nos permitirá remunerar a los accionistas como se merecen. Los dividendos en nuestra casa son fundamentales», destaca el presidente de CaixaBank.

En este sentido, la entidad se propone repartir un dividendo elevado y estable, con un ‘payout’ -parte de los beneficios que se destinan a dividendos- en efectivo igual o superior al 50 % del beneficio desde este año.

La entidad también tiene intención de repartir, a partir de 2017, un dividendo extraordinario y/o llevar a cabo un programa de recompra de acciones si la ratio de capital Tier 1 supera el 12 %.

El Plan Estratégico de CaixaBank contempla asimismo una reducción de la tasa de morosidad del 9,9 al 4 % al final del período y una caída del 60 % de la exposición inmobiliaria problemática.

Por el contrario, prevé incrementos en partidas como los recursos de clientes, que crecerán una media del 6 % anual, o la cartera de crédito sano (ex promotor), que aumentará un 4 % cada año.

En este contexto de crecimiento, CaixaBank aspira a reforzar su presencia en aquellas comunidades en las que tiene una menor penetración, como Galicia, Asturias o el País Vasco.

A este respecto, la reciente compra del negocio minorista de Barclays en España le permitirá crecer en Madrid, otro de sus mercados prioritarios.

CaixaBank, que desde el inicio de la crisis ha adquirido cinco entidades financieras (Banca Cívica, Caixa Girona, Bankpime, Banco de Valencia y Barclays), ha lanzado recientemente una OPA para hacerse con el control del Banco Portugués de Inversiones (BPI), en el que actualmente posee una participación mayoritaria del 44,1 %.

En cuanto a proyectos para crecer internacionalmente, Isidre Fainé asegura que a día de hoy «sobre la mesa» sólo está la operación de BPI, pero que CaixaBank tiene previsto abrir oficinas de representación y sucursales en otros países y que no descarta la posibilidad de presentar oferta por el también portugués Novo Banco.

Sobre la situación política catalana, Fainé se muestra convencido de que no va a afectar a la implementación del Plan Estratégico 2015-2018.

«Nosotros somos muy respetuosos con todo el sistema político, creemos en las capacidades de negociación y lo razonable es llegar a acuerdos. Nuestro plan está dentro de esta racionalidad», incide el presidente de CaixaBank.

Acerca de ProfesionalesHoy 26560 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy