El lujo reclama una formación profesional superior para salvar la artesanía

Madrid, 8 mar (EFE).- El lujo y la industria creativa española reclaman a las administraciones que se impliquen en crear escuelas de formación profesional superior, ahora inexistentes en España, porque, de lo contrario, un sector como el artesano, que puede generar muchos empleos, corre el riesgo de desaparecer.

En un encuentro con Efe, integrantes de Círculo Fortuny, asociación que agrupa a 41 compañías de productos y servicios de alta gama, han defendido que la producción de lujo no se «deslocaliza», por lo que cualquier gobierno debería apostar por ella para generar puestos de trabajo de calidad.

En España se han perdido los oficios tradicionales y desde las administraciones no se apoya a los artesanos, según el consejero delegado de Joyerías Suárez, Carlos Delso, quien ha asegurado que la única formación que existe en la actualidad depende de la iniciativa privada, como la escuela de marroquinería de Loewe en Getafe (Madrid).

«Cualquier capital de provincia tiene una universidad. Sin embargo, no existen escuelas de formación profesional en las que la gente pueda aprender a cortar un traje, engastar una joya, trabajar la guitarra o hacer un bolso de cuero», ha lamentado Delso.

En su opinión, en España hay mucho potencial que no se explota por el desprecio a la tradición y, para que el sector del lujo y las artes creativas puedan ocupar el lugar que les corresponde a nivel mundial, los españoles deberían ser capaces de sentirse orgullos y presumir de sus marcas, como hacen franceses o italianos.

«Es importante que a la formación profesional se dedique aquel a quien le guste y no aquel que no vale para otra cosas, que es lo que sucede hoy en día», ha señalado Delso, que se pregunta de qué sirve, por ejemplo, tener 50 facultades de Derecho.

El sector de alta gama representa el 17 % de las exportaciones europeas de bienes, ha apuntado el bodeguero y aceitero Carlos Falcó, para poner de manifiesto la importancia que puede tener para el país apostar por una industria que no lleva su producción a regiones como Asia.

A modo de ejemplo, el también presidente de Círculo Fortuny ha explicado que el cuero que usa Loewe sólo puede ser de origen español, lo que tiene una repercusión tremenda para zonas como Ubrique, donde seguramente habría desaparecido la tradición artesana, mientras que ahora tiene contratos de suministro garantizados a largo plazo.

El lutier Fernando Conde, cuyas guitarras han pasado por las manos de artistas como Paco de Lucía o Leonard Cohen, ha asegurado que tiene que formar él mismo a sus trabajadores porque en España no existe ninguna escuela en la que poder aprender el oficio.

Según Conde, tan sólo el 10 % de las guitarras que fabrica en su taller se queda en España, mientras que el 60 % restante lo compran turistas y el 30 % corresponde a exportación directa.

El artesano ha lamentado que en el país que inventó la guitarra la gente no quiera pagar por un producto artesanal y ha subrayado que en España muchas empresas familiares como la suya, que este año cumplirá cien años, han tenido que cerrar por falta de relevo generacional.

Alejandro Bataller, vicepresidente de Sha Wellnes, clínica médica española que en pocos años se ha convertido en referencia mundial en terrenos como la relajación o la dietética, ha señalado que en las instalaciones que tienen en Altea trabajan 250 personas de 35 nacionalidades.

«A pesar de que es más difícil y costoso, hemos tenido que salir a buscar especialistas fuera porque en España nos era imposible llegar al nivel de expectativa que tiene nuestro cliente», ha explicado Bataller.

El directivo ha afirmado que no han contado con apoyo institucional, y ha puesto de manifiesto las dificultades que han tenido para hacerse un hueco en un sector como el de la medicina avanzada, en el que España no es vista como destino, sobre todo por usuarios de Latinoamérica o China, que lidera el consumo mundial de lujo.

Acerca de ProfesionalesHoy 27517 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy