Los países del Golfo se vuelcan con Egipto y le ofrecen ayudas millonarias

Sharm al Sheij (Egipto), 13 mar (EFE).- Los principales valedores de Egipto en el último año, Kuwait, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, volvieron a mostrar hoy su respaldo a este país, con el anuncio de ayudas e inversiones millonarias para reflotar la economía egipcia.

En la jornada de apertura de la conferencia económica internacional de apoyo a Egipto, que se celebra durante tres días en la ciudad egipcia de Sharm al Sheij, estos países del Golfo Pérsico ofrecieron un total de 12.000 millones de dólares.

Cada uno de ellos comprometió 4.000 millones de dólares, que se suman a los 23.000 millones que han otorgado ya al país de los faraones desde el golpe militar que en julio de 2013 derrocó al entonces presidente Mohamed Mursi y que fue encabezado por el actual mandatario, Abdelfatah al Sisi.

Con el objetivo de que Egipto pueda disfrutar de una economía y un desarrollo sostenible, el príncipe heredero saudí, Moqren bin Abdulaziz, prometió que mil millones serán depositados en el Banco Central egipcio y el resto serán otorgados en forma de ayudas al desarrollo y en inversiones privadas saudíes.

Por su parte, el emir de Kuwait, Sabah al Ahmad al Sabah, señaló que sus 4.000 millones de dólares serán en «inversiones en el mercado egipcio» en varios sectores, aunque no ofreció detalles.

El vicepresidente de Emiratos, Mohamed bin Rashed al Maktum, detalló que 2.000 millones de dólares se depositarán como reserva en el Banco Central y la otra mitad se invertirá a través de «otras iniciativas» para fortalecer la economía.

Estas tres monarquías del Golfo Pérsico, a las que se sumó Omán con un compromiso de 500 millones de dólares en cinco años, defendieron que la estabilidad de Egipto es fundamental para la región.

Esta idea fue también la destacada por Al Sisi en su discurso de inauguración de la conferencia, en el que instó a apoyar a la economía de Egipto porque este país, dijo, es «la primera línea defensiva de los peligros que acechan a la región».

Para animar a los inversores extranjeros, Al Sisi hizo hincapié en que las autoridades han establecido «una estrategia de desarrollo sostenible hasta 2030», basada en el respeto de la economía de mercado.

Los ejes de ese plan son la recuperación financiera, la reducción del déficit público, el control de la inflación y el establecimiento de un sistema impositivo justo.

Prometió mejorar el mercado de las inversiones, con reformas para lograr una mayor transparencia, así como el pago de las deudas a las empresas extranjeras.

También aludió a una serie de proyectos que están en marcha, como el desarrollo de zonas desérticas y del mar Rojo, donde se planea construir nuevos puertos, la ampliación del Canal de Suez y la creación de nuevos centros de turismo.

En la inauguración de la conferencia también participó el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, quien dio su respaldo a las reformas económicas adoptadas por Egipto y dijo que apoyará al país árabe «con cualquier medida posible».

«Nuestro fin común es el éxito de Egipto», aseguró Kerry, que destacó que Al Sisi, elegido presidente en mayo de 2014, «ha adoptado pasos serios para una reforma económica integral», entre ellos para reducir el déficit público.

Asimismo, elogió que Egipto está haciendo posible una mayor apertura económica, con la ratificación esta semana de una nueva ley de inversiones «para disminuir la burocracia», así como con los pasos dados para lograr una mayor transparencia y dar garantías a los inversores extranjeros.

A las alabanzas y las muestras de confianza se sumaron el reconocimiento a los desafíos pendientes y la necesidad de continuar con las reformas.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, señaló que ayudar a Egipto es «una prioridad» y reconoció que el país ha implantado reformas que no se esperaban hace un año, como la reducción de los subsidios a los combustibles.

Sin embargo, indicó que es necesario reducir el déficit, recuperar la confianza mediante la perseverancia en la reforma y desarrollar el sistema financiero, ya que solo un 10% de la población tiene una cuenta bancaria.

Lagarde también solicitó que todos los egipcios dispongan de las mismas oportunidades, incluidos jóvenes y mujeres, una redistribución justa y equitativa de los recursos financieros y la aplicación «firme y permanente» de las reformas y las leyes.

En la conferencia, que bajo el título «El Egipto del futuro» cuenta con la presencia de responsables políticos, de empresas y de organismos de todo el mundo, Egipto quiere dar a conocer su estrategia económica y las oportunidades de inversión y negocio del país, así como enviar un mensaje de seguridad y estabilidad.

Acerca de ProfesionalesHoy 26102 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy