AXA detecta un incremento del 500 por ciento del fraude «profesional» al seguro

Madrid, 16 mar (EFE).- El fraude organizado, en el que intervienen tramas o bandas que se dedican profesionalmente a estafar al seguro, aumentó más del 500 % en 2014, año en que se detectaron 45 de estas tramas delictivas, frente a las 7 descubiertas el año anterior.

Esta es una de las principales conclusiones del II Mapa AXA del Fraude en España, que hoy ha presentado en rueda de prensa el responsable de gestión de fraude y recobros de la aseguradora, Arturo López-Linares, que ha asegurado que, pese a este gran incremento, el engaño «profesional» representa sólo el 1 % del total.

Gracias a los casos detectados a tiempo, más de 15.000, la aseguradora evitó pagar el año pasado más de 60 millones de euros de forma indebida, el 4,16 % más que el año anterior y el doble que antes de que comenzara la crisis, en 2007, explicó.

Por el contrario, los casos no detectados en general en todo el sector asegurador ascienden al 10 %, es decir, que se calcula que una de cada diez intentonas de fraude tiene éxito.

El ramo asegurador que más intentos de fraude concentró en 2014 fue, como es habitual, el de autos, con más del 67 %, seguido de multirriesgos (hogar, comercio y oficinas y comunidades), con más del 25 % que fue también el que más creció, y de diversos, que incluye salud, accidentes y vida, con más del 7 %.

El fraude aumentó en 2014 en todas las comunidades autónomas a excepción de Madrid, especialmente en Ceuta y Andalucía, que tienen tasas respectivas del 3,17 % y del 2,04 % frente a la media nacional, que es del 1,2 %.

Según el estudio, el más habitual sigue siendo el fraude ocasional u oportunista, es decir, el que aprovecha un siniestro real para añadir daños anteriores e intentar obtener una indemnización mayor, aunque se ha reducido ligeramente.

Estos fraudes, que son casi todos «de baja intensidad», es decir, de menos de 600 euros, han pasado de suponer el 58,2 % del total al 57 %.

A continuación en cuanto a la cuantía media de los fraudes, está el premeditado, que suele implicar a varias personas y es el 42 % del total, además de ser también más caro, ya que la indemnización media es de 4.500 euros.

El último es el organizado, que es el menos numeroso, sólo el 1 %, pero también es el más peligroso y el más caro, ya que cuesta unos 6.000 euros.

Los casos de fraude en los que se reportan daños materiales suponen el 84 % del total y crecen el 10,3 % frente al año anterior, en tanto que en el 16 % de las reclamaciones indebidas se aducen daños corporales, con un crecimiento del 0,4 %.

En estos siniestros, los casos en que se declara una lesión cuando había ya una dolencia preexistente han crecido el 233 % sólo en los dos últimos años, en concreto los casos del llamado «latigazo cervical» que no eran tales o no eran tan graves aumentaron el 40 % en ese mismo periodo, según el estudio.

El fraude al seguro no se puede considerar una mera práctica picaresca, sino que es un delito en toda regla con consecuencias penales para los culpables y que perjudica también al conjunto de los asegurados, ya que hace que suban las primas.

Según López-Linares, AXA le declaró la guerra al fraude hace años, y el año pasado en concreto, la inversión realizada para este asunto creció el 8 % y superó los 3 millones de euros.

Acerca de ProfesionalesHoy 26076 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy