Bankia era solvente y sus cuentas fieles en su debut, según un nuevo informe

Madrid, 30 mar (EFE).- Toda la información financiera de Bankia incluida en el folleto de su salida a bolsa reflejaba la imagen fiel del grupo, que cumplió los requisitos de solvencia hasta «prácticamente finales» de 2011, según un nuevo informe elaborado por Rubén Manso, antiguo inspector del Banco de España.

Este experto, uno de los dos contratados por el actual equipo de Bankia para esclarecer lo sucedido, llega a estas conclusiones en un informe remitido al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu y al que ha tenido acceso Efe.

Del trabajo realizado, asegura, no puede más que concluir que los estados financieros del Grupo BFA/Bankia deben reputarse como acordes con la imagen fiel de los sujetos económicos que representaban.

«No hay evidencia alguna que muestre que los mismos, durante el periodo analizado, contuvieran errores materiales ni contables en su formulación, tal y como han mantenido los administradores del Grupo, refrendan sus auditores y las autoridades supervisoras», añade.

Además, el fundador de la firma Mansolivar destaca que las cuentas que aparecían en el folleto de la salida a bolsa pueden considerarse correctas porque estaban o bien auditadas o bien revisadas por Deloitte.

El documento clave para el debut bursátil de la entonces entidad presidida por Rodrigo Rato cumplía con todos los requisitos formales de información requeridos por la legislación vigente en el momento de la oferta pública de suscripción (OPS), sostiene este reputado experto, en contra de lo expuesto en sede judicial por los peritos cedidos por el Banco de España.

Tanto es así, sostiene el nuevo informe, que en el folleto de la salida a bolsa se advertía especialmente de los riesgos a los que se encontraba sometida la emisión de acciones del grupo.

No obstante, la operación estuvo sujeta «de manera estricta a los aspectos formales requeridos legalmente para este tipo de operaciones, prestando especial atención a las características y al contenido del folleto de emisión y documentos anexos al mismo».

En cuanto a la participación de los inversores profesionales en la formación del precio de la salida a bolsa de Bankia, el experto recuerda que se establecía como garante de la fijación de un valor de la sociedad a través de un modelo de concurrencia.

Es más, subraya que no se establecieron limitaciones al tipo de inversor ni su vinculación con la entidad emisora, ni tampoco la creación de vínculos societarios o patrimoniales a largo plazo.

A modo de ejemplo, después de estudiar las distintas compras llevadas a cabo por inversores, el nuevo informe concluye que la participación de empresas con préstamos refinanciados representan «un porcentaje bajo en el libro de órdenes».

Eso le permite afirmar «la existencia de independencia del total de los agentes que participaron en la formación del precio», incide.

Manso rememora que por indicación del regulador se recomendaba que las emisiones de capital de las cajas reconvertidas recogieran al menos un total de 200 inversores cualificados que representaran al menos el 40 % del capital.

En la salida a bolsa de Bankia dichas cifra se elevaron a 317 inversores, de los cuales 298 participaron en el proceso de fijación del precio, y, de acuerdo con los cuadros de distribución presentados en la liquidación de la oferta, este requisito se cumplió sobradamente: el porcentaje de acciones asignado a los inversores institucionales fue del 45,52 %.

Respecto al precio de emisión de 3,75 euros por acción finalmente fijado, explica que vino determinado por «la existencia de un momento económico complejo para el país que determinaba la presencia de riesgos derivados de sus situación económica, así como por la presión que ejercieron los inversores institucionales».

En su informe, el experto también analiza los meses posteriores a la salida a bolsa y, en ningún momento, duda de la solvencia del grupo hasta finales de 2011.

Es más, subraya que el Banco de España consideró que Bankia afrontaría «sin dificultades» los vencimientos de 2012 y que las acciones emprendidas contribuirían a una mejora sustancial de su liquidez en los próximos ejercicios.

Por último, sobre la reformulación de las cuentas de 2011 llevada a cabo tras la llegada de José Ignacio Goirigolzarri al grupo, Manso asegura que puede afirmar que eran correctas pues tenían la opinión favorable del consejo de administración, la junta general y el aval de Deloitte, además de no tener la oposición del FROB.

Acerca de ProfesionalesHoy 27044 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy