Pekín defiende la apertura comercial frente al viraje proteccionista de Trump

Davos (Suiza), 17 ene (EFE).- El presidente de China, Xi Jinping, defendió hoy la globalización y la apertura comercial, y pidió a los líderes que digan «no» al proteccionismo que propugna el presidente electo de EEUU, Donald Trump, y eviten guerras comerciales.

El presidente electo ha dejado claro su rechazo a la globalización y ha abogado por el proteccionismo y por el «América primero», lo que incluye la retirada de los acuerdos comerciales recientemente pactados y la imposición de aranceles a algunos de los principales socios comerciales como China o México.

Xi, el primer presidente chino en hablar ante el Foro Económico Mundial que se celebra en la localidad suiza de Davos, tuvo el «honor» de inaugurar la 47 edición de una reunión que atrae cada año a la elite política, económica y de la sociedad civil para tratar de definir el camino a seguir en el mundo en el próximo año y más allá.

El presidente chino afirmó que muchos de los problemas del mundo no han sido causados por la globalización, aunque admitió que lo que fue considerado hace algún tiempo como un «tesoro» se ha convertido en un «arma de doble filo» y en la «caja de pandora» en los ojos de muchos, generando un debate agitado en la comunidad internacional.

«El argumento que quiero exponer aquí es que muchos problemas inquietantes no son causados por la globalización económica», recalcó el jefe de Estado chino.

Por ejemplo las olas de refugiados desde Oriente Medio y el norte de África se han convertido en preocupaciones globales, pero por causa de las guerras, los conflictos y las turbulencias regionales.

También la crisis financiera ha sido otro problema en el mundo, pero no debido a la globalización, sino por «la caza excesiva de beneficios y el fracaso de la regulación», sostuvo.

Xi reconoció no obstante que la globalización ha creado nuevos problemas, si bien reiteró que no debe ser «ninguna justificación para desecharla del todo».

Más bien, agregó, hay que contrarrestar su impacto negativo y proporcionar sus beneficios a todos los países.

Pero subrayó que el proteccionismo no es la solución.

Xi instó directamente a los líderes mundiales a «decir no al proteccionismo».

«Tenemos que permanecer comprometidos con el desarrollo del libre comercio y la inversión, la liberalización y la facilitación a través de la apertura y decir no al proteccionismo», dijo.

Los planes de Trump, aunque Xi no los ha mencionado en ningún momento directamente, han sido el hilo conductor del discurso del presidente chino, quien dijo asimismo que «nadie saldrá como ganador en una guerra comercial».

El que será asistente y director de la oficina de Relaciones con el Público de Trump a partir del próximo viernes, Anthony Scaramucci, respondió a Xi poco después que la futura administración de EEUU «no quiere una guerra comercial», pero sí hacer los acuerdos comerciales más «simétricos» 71 años después del Plan Marshall y la decisión entonces de elaborar pactos «asimétricos».

«En los últimos diez años ocho millones de estadounidenses más han pasado de pertenecer a la clase trabajadora a pertenecer a los trabajadores pobres», recalcó.

«Tenemos que crear políticas para cambiar esto», subrayó, y si China realmente cree en la globalización, «debe acercarse ahora a nosotros y permitirnos crear esa simetría» en el aspecto comercial.

Scaramucci resaltó que «la mitad de la globalización la aportan los trabajadores y la clase media estadounidense», y explicó que si Washington logra crear más poder adquisitivo y un mayor consumo, habrá «más comercio, paz y prosperidad global».

«Al final del día, de forma paradoja, el presidente Trump quizás sea la última gran esperanza para la globalización, porque se centrará en solucionar algo internamente en EEUU a fin de crear un mercado más pujante», opinó.

En contra de lo que propone Trump, Xi prometió que China «mantendrá su puerta muy abierta y no la cerrará», pero pidió también que los otros países mantengan «el campo de juego equilibrado para nosotros» sin prácticas y aranceles perjudiciales.

Defendió además los acuerdos de libre comercio, abiertos y transparentes y aseguró que China «no tiene ninguna intención de impulsar su competitividad comercial devaluando su moneda».

Trump ha prometido retirar a EEUU del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que mantiene ese país con México y Canadá, y ha rechazado el Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP) que ha sido acordado por Washington con Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Singapur, Vietnam, Malasia, Japón, México, Perú, Brunei y Chile.

Acerca de ProfesionalesHoy 27464 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy