Calvet aboga por una renta mínima europea garantizada por un fondo de cohesión

Madrid, 27 ene (EFE).- El eurodiputado Enrique Calvet se declaró hoy un «fanático» defensor de la creación de una renta mínima de inserción europea garantizada por un fondo de cohesión, al tiempo que defendió una mayor integración y cesión de soberanía en la Unión Europea (UE) para afrontar este «momento histórico crucial».

«Hay que reconocer que todo europeo tenga derecho a una renta mínima de inserción y que sea suficientemente digna», abogó Calvet en una entrevista con Efe con motivo del debate organizado y moderado hoy por él sobre «El contrato único indefinido» en la sede del Parlamento Europeo en Madrid, con expertos académicos, sindicales, patronales y del Gobierno.

Reconocer una renta mínima, que cada país deberá calcular en función de su realidad económica, como un derecho europeo es algo que, según Calvet, «sí se puede hacer» y tiene «una enorme fuerza» en la puesta en marcha del Pilar Europeo de Derechos Sociales, al que la semana pasada dio luz verde la Eurocámara.

«Soy un fanático (de la renta mínima de inserción) porque es la mejor manera de luchar contra la pobreza y devolver la dignidad a las personas», como jubilados o parados de larga duración, señaló el eurodiputado del grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE, por sus siglas en inglés).

Para garantizar su aplicación en todos los países de la UE, Calvet se mostró «partidario» de crear algo similar a los fondos de cohesión, de los que «España se benefició mucho» cuando se puso en marcha el mercado único europeo, recordó.

Por contra, mostró sus «reticencias» a la creación de un salario mínimo europeo, que la Comisión Europea (CE) pretende impulsar en todos los países de la Unión, empezando por los que integran la zona euro, según anunció el pasado día 23 el presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker.

«Imponer un salario mínimo a todo un Estado hay que estudiarlo muy de cerca», consideró Calvet, más favorable a que se negocie de forma sectorial, y cuestionó su eficacia para favorecer el empleo.

«Lo que pasa es que se ha convertido en un símbolo político», remarcó.

Para favorecer el empleo, pero sobre todo luchar contra la precariedad laboral, Calvet defiende que se abra un «debate sereno y no de trinchera política», sobre el contrato único indefinido.

«Soy defensor de un modelo de contrato único indefinido, sobre todo de acabar con los contratos temporales, con la enorme mayoría de contratos temporales y su subvención porque falsean la optimización del mercado de trabajo», explicó.

Y matizó que el único contrato temporal que mantendría en vigor sería el de «interinidad» porque su supresión «atacaría gravemente la igualdad de género», ya que los empresarios no seleccionarían a mujeres en edad fértil, pero también a personas mayores, enfermas o sindicalizadas.

«El contrato único indefinido serviría para cubrir un derecho que existe en todas las constituciones: el derecho al empleo», dijo.

Aunque, subrayó, que «venderlo como una solución al desempleo es engañar a la gente», pero sí puede «atacar la precariedad» laboral.

«La solución al desempleo en España no va a venir por el contrato único, puede ayudar un poquito. La solución viene por decisiones económicas y por la transformación paulatina del tejido industrial», señaló Calvet, para quien «no se justifica» la alta tasa de temporalidad en el mercado laboral español.

Calvet abogó por la «flexiseguridad», por «modernizar las relaciones laborales» para adaptarlas a la nueva realidad económica y tecnológica. «No se puede poner puertas al campo», exclamó este eurodiputado, firme defensor del «refortalecer» el proyecto europeo con el «pilar social» y con «mayor cesión de soberanía e integración para una unión monetaria solidaria y una unión bancaria fuerte».

Acerca de ProfesionalesHoy 25663 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy