La JUR defiende la venta del Banco Popular pero se niega a desvelar todos los datos

Madrid, 11 dic (EFE).- La presidenta de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke König, considera un “éxito” la intervención y venta inmediata del Banco Popular al Banco Santander, pero se niega a desvelar íntegramente el informe elaborado por Deloitte que fue clave para llevar a cabo la operación.

A pesar de que el Congreso de los Diputados ha reclamado en varias ocasiones todos los detalles de la operación y hoy los grupos han pedido mayor transparencia por parte de la institución europea a su presidenta, König sigue defendiendo que no se conozca íntegramente el documento por razones de “confidencialidad”.

Perjudicaría al banco o iría en contra de la estabilidad financiera o contra el propio Banco Santander, ha asegurado.

De momento, la JUR solo parece dispuesta a publicar a finales de este mes algunos datos más de ese documento para entender por qué se aprobó la venta del Popular al Santander por el precio simbólico de un euro, pero en ningún caso el texto íntegro.

Y más adelante, a principios de 2018, quizás en febrero, un último informe sobre los criterios de la venta, elaborado también por la consultora Deloitte, aunque para König no hay conflicto de interés y “ya se verá qué partes pueden hacerse públicas”.

La presidente la JUR ha aprovechado su intervención en la comisión parlamentaria que investiga la crisis financiera para defender su actuación e incidir en que si no se hubiera producido la venta de Popular, el banco habría perdido su ficha bancaria, habría cerrado y los clientes no habrían tenido acceso a su dinero.

Además, se podría haber generado una inestabilidad financiera que no sólo habría afectado a España sino que podría haber contagiado a otros países, como Portugal, ha añadido.

Popular era inviable en la noche del pasado 6 de junio porque había experimentado salidas masivas de fondos en las semanas previas, ha recordado König, a la que los diputados han preguntado si las “filtraciones” desde la JUR contribuyeron a esa situación.

Cabe recordar que la propia presidenta de la institución europea reconoció el 23 de mayo que la JUR vigilaba de cerca la situación de Popular y se hablaba de la posibilidad de resolver la entidad si no se producía una venta rápida.

Sobre esta cuestión, König ha marcado distancias con las informaciones publicadas y sus comentarios, que, según ella, eran mucho más generales.

Y ha insistido en que dada la inviabilidad del Popular, la JUR, en cooperación con el FROB y la Comisión Europea, actuó con rapidez y tuvo que decidir entre llevar a cabo medidas de resolución o dejar que el banco entrara en concurso.

La junta, ha relatado, decidió la primera opción que llevó como resultado la venta al Banco Santander, que permitió que, sin empleo de fondos públicos, Popular pudiera continuar su actividad y los clientes pudieron depositar y retirar el dinero en sus cuentas.

Antes de eso, ha justificado, se encargó a la consultora Deloitte un primer informe para valorar la entidad, que la JUR se ha negado desde un primer momento a publicar íntegramente.

Y ha recordado que, al día siguiente de la adquisición, el grupo que preside Ana Botín inyectó “miles de millones de liquidez” para conseguir restaurar la confianza en el Popular.

No obstante, los diputados le han preguntado si la oferta de Santander era la mejor, después de que se haya publicado que varios inversores, entre ellos Pimco, la mayor gestora del mundo, estaban dispuestos a cubrir con Barclays y Deutsche Bank al menos la mitad de la ampliación de capital que planeaba el Banco Popular.

König, sin embargo, ha subrayado que la entidad en aprietos no presentó ningún plan de rescate, la JUR no encontró a nadie que llamara a la puerta dispuesto a ayudar al banco y no se aportó fondos de liquidez porque eso sólo habría servido para unos días.

Acerca de ProfesionalesHoy 22592 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy