Nissan ganó 4.300 millones de euros entre abril y diciembre, un 39,6 % más

Tokio, 8 feb (EFE).- El fabricante de vehículos japonés Nissan Motor obtuvo entre abril y diciembre un beneficio neto de 578.100 millones de yenes (4.300 millones de euros), un 39,6 % interanual más, gracias al impacto favorable de la reforma tributaria en EE.UU.

El beneficio operativo de Nissan cayó, sin embargo, un 27,6 % hasta 364.200 millones de yenes (unos 2.700 millones de euros) en el período, primeros nueve meses del año fiscal nipón, por el impacto de las inspecciones irregulares en Japón reveladas a finales de 2017 y un crecimiento lento de ventas, explicó en un comunicado.

La facturación por ventas de la empresa con sede en Yokohama, al sur de Tokio, ascendió a 8,5 billones de yenes (63.430 millones de euros), lo que representa una aumento del 3,2 % interanual.

La compañía japonesa de la industria automotriz atribuyó el aumento de sus beneficios netos principalmente al impacto favorable de la reforma tributaria aprobada por la Administración de Donald Trump en Estados Unidos el pasado diciembre, que le ayudó a reducir en cientos de millones el pago de impuestos en aquel país.

La reducción del impuesto que grava las ganancias corporativas en el país norteamericano del 35 % al 21 % tuvo un impacto positivo de 207.691 millones de yenes (uno 1.550 millones de euros) gracias a la descarga tributaria de Nissan en EE.UU., dijo la compañía.

En contraste con el aumento de su beneficio neto, el operativo de la compañía se vio afectado por “el impacto adverso” de las medidas para solventar el problema de las inspecciones irregulares en las seis plantas de Japón del fabricante, así como por “un crecimiento de ventas lento y unas tendencias negativas de precios”.

Nissan se vio obligado a llamar a revisión a más de un millón de vehículos en el país asiático el pasado octubre tras detectar que algunas de las revisiones que los vehículos pasan antes de salir a la venta fueron hechas por personal sin la certificación necesaria.

A esto se sumó un “crecimiento lento de las ventas de vehículos”, que entre abril y diciembre de 2017 ascendieron a 4,109 millones de unidades comercializadas en todo el mundo, un 2,9 % interanual más.

En EE.UU., Nissan vendió entre abril y diciembre un total de 1,177 millones de unidades, un 1,1 % más que en el mismo período de 2016, gracias a la buena demanda de sus modelos Rogue y Rogue Sport.

Mientras, en Japón sus ventas subieron un 9,7 % en dicho período hasta las 378.000 unidades, y en Europa y Rusia aumentaron un leve 0,3 % hasta los 544.000 vehículos.

La compañía japonesa del automotor prevé comercializar 5,78 millones de vehículos a nivel global en la totalidad del ejercicio, que en Japón concluirá el próximo 31 de marzo.

Ante este desempeño, Nissan revisó hoy sus previsiones para el año fiscal de 2017, en el que espera embolsarse un beneficio neto de 705.000 millones de yenes (5.250 millones de euros), lo que supone un 31,8 % más que su estimación anterior.

Por otro lado, el fabricante nipón revisó a la baja su estimación de beneficio operativo hasta los 565.000 millones de yenes (4.200 millones de euros), un 12,4 % menos que lo estimado previamente, por el efecto adverso de las revisiones irregulares.

Nissan mantuvo intacta su previsión de facturación por ventas, que espera que ascienda a 11,8 billones de yenes (87.900 millones de euros) para la totalidad del ejercicio de 2017.

Acerca de ProfesionalesHoy 22587 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy