El suministro de alimentos en Irlanda del Norte, en riesgo por el “brexit”

Londres, 9 abr (EFE).- El suministro de alimentos en Irlanda del Norte puede verse gravemente afectado tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) si Londres no aborda esta cuestión en las negociaciones sobre el “brexit”, advierte un estudio.

El informe, elaborado por el Instituto de Salud Medioambiental (CIEH, en sus siglas en inglés) y la Universidad de la Ciudad de Londres, sostiene que el Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, “ha descuidado” este asunto en las conversaciones que mantiene con Bruselas sobre la retirada del Reino Unido de la UE, prevista para marzo del próximo año.

El texto indica que el Ejecutivo británico “no tiene un plan para adaptar” el comercio de alimentos a “cualquier cambio” que sufra la frontera de Irlanda del Norte con la República de Irlanda, la última barrera terrestre, además de la de Gibraltar, que separará a ambos bloques tras el “brexit”.

La UE ha pedido a May que presente ideas para mantener esa frontera abierta y ha advertido de que, si no aporta soluciones viables, Irlanda del Norte deberá seguir dentro de la unión aduanera y el mercado único para proteger las economías de las dos Irlandas y el proceso de paz.

En este sentido, el estudio recalca que el mantenimiento de una “frontera sin fricciones”, como la actual, es “clave” para la supervivencia del comercio alimentario “hacia, desde y dentro de Irlanda del Norte”, un sector que da empleo a más de 100.000 personas.

El establecimiento de controles aduaneros e infraestructuras fronterizas pondría en “serios riesgos” las políticas de “seguridad y estándares alimentarios”, así como los esfuerzos en la lucha contra el fraude y las actividades delictivas relacionadas.

Asimismo, un cambio radical del estatus actual de la frontera podría provocar una subida de los precios, trabas al acceso a “alimentos saludables” y retrasos en el transporte de bienes, lo que, en su conjunto, dañaría económicamente al sector agroalimentario.

Los autores del análisis proponen cuatro soluciones para “garantizar los acuerdos vigentes” o para asegurar que la frontera norirlandesa se mantendrá “realmente” abierta tras el “brexit”.

El Reino Unido, apuntan, podría seguir en el mercado único y la unión aduanera o firmar un nuevo acuerdo aduanero con la UE que logre lo mismo, es decir, la pertenencia en algún grado a esos dos espacios económicos comunitarios.

Agregan que todo el Reino Unido podría comprometerse a “un alineamiento regulador futuro” o a aceptar un “conjunto de disposiciones únicas” diseñadas específicamente para Irlanda del Norte.

Los expertos instan a May a publicar cuanto antes un plan para lo que denominan “brexit alimentario” norirlandés, al tiempo que piden a las partes incluir esta cuestión en sus negociaciones.

Las exportaciones de alimentos de la provincia británica de Irlanda del Norte a la UE están valoradas en 1.150 millones de libras (1.300 millones de euros), de las cuales el 70 % se queda o transita por la vecina República de Irlanda, según cifras oficiales.

También Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales) es el principal mercado para los productos de Irlanda del Norte, que, a su vez, depende en gran medida de las importaciones de esas regiones británicas, sobre todo de frutas y verduras, recuerda el estudio.

Por ese motivo, la propuesta de Bruselas de mantener solo al Ulster dentro del mercado único y la unión aduanera, ante la ausencia de otras soluciones, se ha topado con el rechazo de May y del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), del que depende para gobernar en minoría en Londres.

Los unionistas, principales representantes de la comunidad protestante, no quieren que se establezcan diferencias entre la provincia y el resto del país, pues creen que dañaría a sus vínculos económicos, políticos y sociales con el Reino Unido.

Acerca de ProfesionalesHoy 21970 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy