Bruselas prevé que España reduzca menos su déficit en 2018 pese a crecer más

Bruselas, 3 may (EFE).- La Comisión Europea (CE) empeoró hoy dos décimas su previsión de déficit para España en 2018 hasta el 2,6 % del PIB, a pesar de que pronostica que la economía del país crecerá un 2,9 %, tres décimas más de lo que estimó la última vez.

Las previsiones macroeconómicas de primavera del Ejecutivo comunitario pronostican que para 2019 el crecimiento en España se “desacelerará” hasta el 2,4 % (tres décimas más que en su última previsión) y que el déficit se situará en el 1,9 % (dos décimas por encima de su última estimación).

Bruselas se muestra más optimista que el Gobierno español con respecto al crecimiento pero más pesimista sobre el déficit: el Ministerio de Economía prevé que el PIB aumente un 2,7 % en 2018 y un 2,4 % en 2019 y que el desvío presupuestario se sitúe en el 2,2 % y el 1,3 % del PIB, respectivamente.

La Comisión cree que el fuerte crecimiento no bastará para compensar el aumento del gasto previsto en el proyecto de presupuestos para 2018 e insta a mantener la senda de reducción.

“Nuestra previsión es que el déficit será del 2,6 % en 2018 y se irá al 1,9 % en 2019, especialmente debido a las sustanciales tasas de crecimiento, pero necesitan proseguir con los esfuerzos”, dijo el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en la rueda de prensa para presentar las previsiones.

En concreto, el Ejecutivo apunta a la reducción en el impuesto sobre la renta para los salarios bajos, la subida de las pensiones más bajas y el aumento del 1,75 % en los sueldos de los funcionarios como factores que “disminuirán el ritmo de reducción del déficit” en España.

También influirá la inversión ligada al rescate de las autopistas, aunque en este caso Bruselas apunta a que su reventa podría mejorar la situación en 2019.

La Comisión advierte además de que por el lado fiscal existen “riesgos” vinculados a la “incertidumbre” sobre la recaudación y la posibilidad de mayores costes ligados al rescate de autopistas o la compensación por la sentencia del Tribunal Supremo que anuló la concesión de la gestión de Aigües Ter-Llobregat (ATLL) a Acciona.

El empeoramiento del pronóstico de déficit llega a pesar de que la Comisión no ha tenido en cuenta la subida de todas las pensiones ligada al IPC, que se pactó el 25 de abril, dos días después de la fecha de corte que ha tomado para el informe.

Fuentes comunitarias apuntan que si se tiene en cuenta la medida aislada esta tendría un impacto sobre el déficit, pero señalan que solo puede analizarse junto con las medidas propuestas para financiarla, como la anunciada tasa a las empresas digitales.

La clave está en que España presente un paquete creíble que permita mantener las cuentas equilibradas a largo plazo, apuntan.

En este sentido, Moscovici indicó que el ministro de Economía, Román Escolano, le transmitió la semana pasada en Sofía (Bulgaria) que España “mantendrá políticas fiscales creíbles”.

En todo caso, hay un amplio margen entre el 2,6 % previsto hoy y el 3,1 % con que España cerró 2017, por lo que aún cuando las cosas se tuerzan el desvío no debería incrementarse este año.

De cumplirse el pronóstico de Bruselas, España incumpliría su objetivo de déficit (2,2 %) pero se situaría pese a todo por debajo de la cota del 3 % considerada excesiva y podría salir del procedimiento por déficit excesivo, dónde ya no queda ningún otro país.

En lo que respecta al crecimiento, el PIB español sube por encima de la media de la eurozona (2,3 %) pero la CE espera que se modere en 2018 y 2019 tras un “robusto” 2017 en el que las consecuencias de la crisis en Cataluña “se han mantenido contenidas hasta ahora”.

La ralentización, que se observará también en el conjunto de la eurozona, vendrá por el descenso del consumo privado y una contribución menor de lo previsto de las exportaciones.

Por otro lado, la Comisión mejoró sus previsiones sobre el paro en España, que espera se reduzca al 15,3 % este año y al 13,8 % en 2019, estimaciones en línea con las del Gobierno, que prevé baje al 15,5 % y 13,8 %, respectivamente.

Por el contrario, empeora su pronóstico de deuda y apunta que se reducirá “ligeramente” al 97,6 % este año y al 95,9 % el próximo, mientras que Madrid espera un 97 % y un 95,2 %, respectivamente.

La inflación se situará en el 1,4 % en 2018 y 2019 en España, según la CE.

Acerca de ProfesionalesHoy 22597 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy