Irán y Venezuela elevan el petróleo por encima de los 80 dólares

Londres, 17 may (EFE).- El precio del barril de petróleo Brent superó hoy la barrera de los 80 dólares por primera vez desde noviembre de 2014, impulsado por el temor a que las nuevas sanciones sobre Irán y la caída del suministro en Venezuela limiten la oferta global de crudo.

El petróleo de referencia en Europa llegó a marcar en el mercado de Londres 80,44 dólares durante la sesión, aunque moderó su avance por la tarde y cerró en 79,30 dólares, mientras que el intermedio Texas (WTI) cerró en Estados Unidos en 71,49 dólares.

Los analistas creen que la subida del petróleo, que se ha disparado más de un 75 % desde junio, puede trasladarse en los próximos meses al precio de la gasolina en los surtidores, la energía y el transporte, especialmente en países que dependen de las importaciones de crudo.

La recuperación económica global y el fortalecimiento de la demanda han actuado desde 2017 como los cimientos de ese incremento sostenido del precio, apuntalado además por las medidas conjuntas de Rusia y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para limitar su producción.

En los últimos días, la decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de abandonar el pacto firmado en 2015 con Irán, que levantó las sanciones internacionales contra el régimen de Teherán a cambio de limitar su programa atómico, ha dado un renovado impulso a esa tendencia.

Una de las primeras consecuencias de la ruptura del acuerdo nuclear es el anuncio de la francesa Total de que abandonará sus operaciones en Irán si no queda exenta de las restricciones que impondrá Estados Unidos a las empresas con intereses en el país.

“La última subida del petróleo se debe a un miedo general a que la oferta se vea afectada. Esto sucede, en gran medida, por la situación en Irán”, afirmó a Efe David Madden, de la firma CMC Markets, que destaca asimismo el papel de la caída de la reservas en EE.UU.

Los inventarios estadounidenses descendieron la semana pasada en 1,4 millones de barriles, un declive que también se ha mantenido durante los últimos meses y que suele impulsar al alza los precios, dado que sugiere que la demanda gana terreno frente al nivel de producción.

La inestabilidad en Venezuela y la reducción de sus extracciones es otro de los factores que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sitúa en su último informe mensual como uno de los “principales desafíos” que afronta el mercado del petróleo.

“Esa disminución de la producción responde a la crisis en la economía y el Gobierno venezolanos. No es necesariamente un movimiento intencionado”, afirmó Madden.

“Su impacto no está al mismo nivel que el de Irán, un productor con mucho más peso en el mercado global, pero añade presión” a los precios, sostuvo el analista.

La relajación de los temores sobre una guerra comercial entre Estados Unidos y China ha contribuido asimismo a que el crudo continúe su avance.

A finales de marzo, las amenazas mutuas de imposición de aranceles entre Washington y Pekín llevaron a los expertos a alertar sobre una ralentización del comercio global y, por lo tanto, se atisbó la posibilidad de un frenazo en la demanda de petróleo.

“Parece que las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China han tomado ahora una buena dirección, por lo que asumimos que la economía mundial va a mantener la demanda de crudo en niveles elevados”, indicó el experto de CMC Markets.

Un incremento en las extracciones de esquisto en EE.UU. podría contribuir a moderar los precios, pero la falta de capacidad de los oleoductos, derivada de años de baja inversión debido a la poca rentabilidad del crudo, dificultarán ese escenario al menos hasta 2019, según constata un informe del banco Goldman Sachs.

En ausencia de signos que anticipen un cambio de tendencia inmediata, los expertos anticipan que la evolución del petróleo puede comenzar a tener repercusiones en los precios al consumo.

“Al observar la inflación en el Reino Unido y los países de la Eurozona, resulta inusual que (el precio del petróleo) todavía no haya tenido realmente un impacto. Es extraño que el mercado del crudo esté tan fuerte y la inflación global no lo esté tanto como debería”, consideró Madden.

El experto cree que los efectos del encarecimiento del crudo en la economía pueden comenzar a notarse “en los próximos meses, quizás dentro de medio año”.

Al evaluar las perspectivas del barril de Brent, el analista cree que a corto plazo puede situarse en un rango entre los 82 y 85 dólares por barril, mientras que ve la barrera de los 100 dólares “fuera del alcance por el momento, a no ser que se produzca un enorme ‘shock’ en la producción”.

Acerca de ProfesionalesHoy 22627 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy