La fuerza del consumo sostiene el crecimiento del PIB en el 0,7 % hasta marzo

Madrid, 31 may (EFE).- La economía creció el 0,7 % en los tres primeros meses del año, al mismo ritmo que los dos trimestres precedentes, gracias al dinamismo del consumo y, en menor medida, al repunte de la inversión en construcción que compensó la caída de la inversión empresarial.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha revisado una décima al alza el crecimiento interanual que avanzó para los tres primeros meses del año, hasta el 3 %, lo que supone una moderación respecto a los tres trimestres precedentes (3,1 %) debido a la contención de la inversión y frente a la mejora del consumo.

El empleo creció a menor ritmo, tanto en tasa trimestral (0,5 %) como interanual 2,6 %), lo que supuso la creación de unos 466.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en el último año.

Desde el Ministerio de Economía han asegurado que España encara su quinto año de recuperación, tras haber encadenado cuatro años y medio de crecimiento económico, y que el diferencial de crecimiento sigue siendo favorable a España respecto a la zona euro (0,4 % en tasa intertrimestral y el 2,5 % en la interanual).

Asimismo, el Departamento que dirige Román Escolano ha señalado que el hecho de que el PIB interanual crezca “ligeramente por encima” que el empleo supone un incremento de la productividad por ocupado, hasta el 0,3 % interanual, una décima más que en el cuarto trimestre de 2017.

De vuelta a los datos trimestrales, el gasto en consumo de los hogares despuntó una décima (hasta el 0,7 %), un comportamiento al alza que también experimentó tanto el de las instituciones sin ánimo de lucro (un punto y medio más hasta el 1,9 %) como el de las Administraciones (una décima más hasta 0,5 %).

También creció más la inversión (una décima hasta el 0,8 %) empujada por la construcción, que se disparó casi un punto y medio hasta el 2,4 %, mientras que la inversión empresarial cayó (el 1,6 %) tras cuatro trimestres de avances.

En cuanto a la demanda exterior, las exportaciones crecieron el 1,3 %, un punto más que el trimestre precedente, y las importaciones, también el 1,3 %, frente al 0 % de los tres últimos meses de 2017.

Respecto al año anterior, sólo el consumo dinamizó el crecimiento en el primer trimestre, al crecer el 2,6 % (una décima más), impulsado por los hogares, mientras que la inversión se redujo casi dos puntos (3,5 %), lastrada por la destinada a bienes de equipo.

De esta forma, el INE explica que se observa una menor aportación de la demanda nacional (2,8 puntos frente a 3,2 puntos del trimestre anterior) y una aportación mayor de la demanda externa (0,2 puntos frente a -0,1 puntos), por una mayor moderación de las importaciones que de las exportaciones.

Así, las exportaciones de bienes y servicios disminuyeron 1,2 puntos su ritmo de crecimiento anual, hasta el 3,2 %, pese a la mejora de las ventas al exterior de servicios no turísticos y del gasto de no residentes en territorio español.

Mientras, las importaciones redujeron 2,4 puntos su tasa de avance, hasta el 2,8 %, debido al menor crecimiento de las compras de bienes y pese al mayor alza de los servicios no turísticos y del gasto de residentes en el resto del mundo.

Por el lado de la oferta, tanto el sector primario como la construcción registraron una mayor actividad que en el trimestre precedente, mientras que se mantuvo la de los servicios y se desaceleró el crecimiento de la industria.

La evolución del empleo fue mejor en el sector de la construcción respecto al trimestre precedente, mientras que empeoró en la agricultura, la industria y los servicios, sobre todo, en las actividades profesionales e inmobiliarias.

La tasa anual de las horas efectivamente trabajadas subió el 2 % y el crecimiento de la productividad aparente por hora trabajada se incrementó el 1 %.

La remuneración de los asalariados mejoró una décima hasta crecer el 3,6 % anual, fundamentalmente como consecuencia del aumento del número de empleados (3,3 %) y el alza de la remuneración media (0,4 %).

La variación anual del coste laboral unitario bajó el 0,1 %, más de un punto por debajo del deflactor implícito del PIB (1,3 %).

Acerca de ProfesionalesHoy 21473 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy