Repsol se lanza a generar y vender electricidad en su nuevo plan estratégico

Madrid, 6 jun (EFE).- La petrolera Repsol comercializará gas y electricidad y se expandirá en generación eléctrica con su plan estratégico para el período 2018-2020, que destina 2.500 millones de los 15.000 millones de euros de inversión total contemplados a negocios de bajas emisiones, en los que incluye también la actividad mayorista de gas.

El consejero delegado de la compañía, Josu Jon Imaz, ha dicho que la venta de la participación del 20 % que la petrolera tenía en Gas Natural Fenosa, por la que obtuvo más de 3.800 millones de euros, ha abierto la oportunidad a que Repsol empiece a desarrollar su propia actividad operada en el gas y la electricidad, pero eso sí fuera de negocios regulados que dependen de retribuciones fijadas por gobiernos.

El plan presentado hoy actualiza el que lanzó la compañía en 2015 tras la compra de la canadiense Talisman, al haberse cumplido con antelación los objetivos del mismo, y traza líneas para 2025 en esas nuevas actividades del que denomina “negocio de bajas emisiones”.

Repsol actuará como mayorista de gas, actividad en la que quiere alcanzar una cuota del 15 %, y comercializará gas y electricidad, ámbitos en los que espera tener 2,5 millones de clientes en 2025, que supondrían una cuota de mercado de más del 5 %.

Además, la petrolera, cuya actividad en generación eléctrica se limita ahora a la cogeneración que produce en sus plantas, quiere alcanzar una capacidad de 4.500 megavatios (MW) en producción eléctrica en 2025 y que la generación distribuida (fuentes no centralizadas de generación que se ponen cerca de un consumidor) sea un vector de su crecimiento.

La expansión se desarrollará de forma orgánica, aunque hoy el consejero delegado de Repsol, no ha descartado la compra de ciclos combinados, así como de renovables, pero eso sí, siempre que éstas no estén ya en operación, aunque no ha descartado un crecimiento orgánico y ha recordado que la compañía ya tuvo parques eólicos en el Reino Unido, de los que tuvo que desprenderse en 2015.

Tampoco ha descartado otras compras para crear el negocio de gas y electricidad, y ha señalado, al ser preguntado por una eventual adquisición para controlar Viesgo -la quinta eléctrica del país-, que está en conversaciones con muchas compañías.

El plan estratégico destina 11.000 millones de los 15.000 millones de euros de inversión prevista al núcleo de la cartera de activos de la compañía, con 4.700 millones para aumentar la producción en el área de ‘upstream’ (exploración y producción) y otros 4.000 millones en el de ‘downstream’ (refino, química, comercialización).

Repsol tiene previsto incorporar 95.000 barriles adicionales en el período 2018-2020 con la entrada en producción de nuevos proyectos.

La petrolera prevé una producción media en ese período de 750.000 barriles de petróleo equivalentes al día, frente a los 700.000 que contemplaba el plan 2016-2020.

Dentro de los 4.000 millones destinados al área de “downstream” están los 2.500 millones para inversión en negocios de bajas emisiones, dentro de los cuales 1.000 millones serán para actividades de mayorista de gas y de comercialización minorista de gas y electricidad, y otros 1.500 millones para generación de energía solar, eólica, ciclos combinados de gas y otras tecnologías bajas en emisiones.

El plan revisado que hoy se ha presentado contempla un precio medio de 50 dólares el barril de crudo Brent en el período, pues, según Josu Jon Imaz, pese a los precios actuales “tenemos que estar preparados para un escenario a largo plazo que no va a ser de precios elevados” y en el que habrá mucha volatilidad.

También prevé un impulso del negocio del refino, que se va a ver beneficiado por la nueva normativa de la Organización Marítima Internacional (IMO), que obligará a sustituir el fuel de alto nivel de azufre por gasóleo bajo en azufre.

Además, Repsol va a aumentar un 8 % anual su dividendo, hasta llegar al euro en 2020, y mantendrá el dividendo flexible, que da opción a percibirlo en acciones o en efectivo, porque gusta a los accionistas minoritarios, que son entre un 19 % y un 20 % del capital de Repsol.

Respecto a la presencia de Repsol en Venezuela, Imaz ha señalado que la exposición de la compañía en ese país es de sólo 1.300 millones de dólares, y en relación a la suspensión del proyecto Red Emperor, en aguas en disputa entre China y Vietnam, el consejero ha expresado su tranquilidad porque la ley vietnamita protege a las empresas de los costes que pueda causar la cancelación de un proyecto.

Acerca de ProfesionalesHoy 21501 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy