China mantiene la inflación en el 1,8 % y los expertos auguran estabilidad

Pekín, 9 jun (EFE).- China anunció hoy que su índice de precios al consumo (IPC) subió un 1,8 % en mayo, al mismo ritmo que en abril, debido al escaso impacto que tuvo la subida de precio del petróleo en su economía, según explicaron los analistas, que auguran estabilidad para el IPC chino.

Según explicó la Organización Nacional de Estadística (ONE), el alza del IPC se produjo por los “efectos de arrastre” de la economía”, ya que las subidas de precios apenas contribuyeron con 0,4 puntos porcentuales al IPC.

De estos, el estadístico Sheng Guoqing destacó las subidas de los productos no alimentarios, que se apreciaron un 2,2 % interanual en mayo, especialmente los de los productos de salud (+5,1 %), la educación (+2,7 %) y la vivienda (+2,2 %).

Los alimentos se encarecieron un 0,1 %, aunque hubo mucha disparidad entre las acusadas subidas de los huevos y las verduras, por ejemplo, cuyos precios aumentaron un 24,7 y un 10 %, respectivamente; y las bajadas del precio de la carne de cerdo, un 16,7 %, y de las frutas, un 2,7 %.

La ONE también anunció hoy que el índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista, aumentó un 4,1 % interanual en mayo, lo que supone un repunte de 0,7 décimas respecto al mes anterior.

Sheng resaltó las subidas que se produjeron en industrias como la de extracción de gas natural y petróleo, cuyos precios subieron un 7,5 %, o el sector del procesamiento de petróleo y carbón, que se apreció un 3,6 %, impulsados por el encarecimiento de ese combustible.

Así, de las 40 industrias analizadas por la ONE, los precios subieron en 25 productos industriales, trece más que en abril.

El impacto en la inflación de la subida del precio del petróleo -actualmente alrededor de un 40 % más alto que hace un año- afectó en mayor medida a los precios industriales que a los de consumo, tal y como explicó Chang Liu, economista para China de la firma británica Capital Economics.

“Los precios del combustible en el país están regulados y los cambios en los precios globales no siempre se traspasan. Además, el peso del combustible en el IPC de China es pequeño, de alrededor del 2 %”, detalló, por lo que estima que el encarecimiento del petróleo “habrá empujado a la inflación sólo en un 0,1 punto porcentual”.

Aunque ese impacto no haya sido muy elevado por el momento, la experta sí vaticina que afectará a la inflación del gigante asiático en lo que queda de año.

“Los precios del petróleo al alza ejercerán una presión de subida en la inflación de China en los próximos meses, pero con la posible bajada del precio de los alimentos esperamos que la inflación se mantenga estable el resto del año”, apuntó Chang, quien estima que el IPC cerrará el año en el entorno del 2 %.

Los expertos de la gestora británica Schroders, por su parte, creen que el efecto será mayor, según señalan en su informe económico de junio, por lo que han revisado al alza sus perspectivas de inflación y pronostican que el IPC cerrará 2018 en el 2,7 %, tres décimas por encima de lo que habían augurado inicialmente, “como resultado de los mayores precios del petróleo”.

El Gobierno chino se ha fijado el objetivo de terminar el año con una inflación en el entorno del 3 %, la misma meta que se había marcado en 2017 y que no cumplió por mucho, al cerrar el IPC con una subida del 1,6 % el año pasado.

Acerca de ProfesionalesHoy 22054 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy