Ryanair intenta minimizar la huelga de sus tripulantes de cabina

Madrid, 22 jul (EFE).- La aerolínea irlandesa Ryanair intenta minimizar la huelga de sus tripulantes de cabina, prevista para los próximos días 25 y 26, a base de reubicar pasajeros y cancelar vuelos para reducir en plena temporada alta el impacto del paro.

En los dos días de huelga, la “low cost” con más músculo de Europa va a cancelar 400 vuelos solo en España, uno de sus mejores mercados, lo que afectará a 75.000 clientes.

La compañía que preside Michael O’Leary no ha encontrado ningún cauce para entenderse con sus TCP desde que este colectivo amenazase con la huelga no solo en España, sino también en Bélgica, Portugal e Italia.

Ryanair, presente siempre en las mesas negociadoras, por el momento no ha atendido a la principal reivindicación de sus TCP, ceñir todo contrato a la legislación española y no a la irlandesa.

Los TCP españoles se quejan de que un 75 % de la plantilla -algo más de 1.400 trabajadores- está contratada a través de empresas de trabajo temporal, sujeta a la legislación irlandesa, sin salario base y cobrando únicamente por las horas de vuelo.

La compañía ha hecho hincapié en que tiene acuerdos con los principales sindicatos, tanto de pilotos como de TCP, en los mercados más grandes. El último de ellos anunciado el pasado jueves con la organización sindical de tripulantes Ver.di en Alemania.

El director general de Márketing de Ryanair, Kenny Jacobs, ha adelantado que la compañía hará lo mismo en España.

USO y Sitcpla, los interlocutores sindicales, esperan que la aerolínea irlandesa logre un acuerdo de reconocimiento con los sindicatos españoles como ha hecho con el alemán Ver.di.

En tanto, Ryanair asegura que ha reubicado ya a la mitad de los pasajeros afectados en otros vuelos en días anteriores y posteriores a los paros y espera tener resuelta la situación de prácticamente todos ellos.

Además, con los servicios mínimos decretados por Fomento, la aerolínea deberá garantizar el 100 % de los vuelos a las islas Baleares y Canarias, y hasta el 59 % de los vuelos a ciudades españolas peninsulares y extranjeras durante las dos jornadas de huelga de los TCP.

De esta manera y más allá del número de pasajeros que finalmente no logren llegar a destino por las cancelaciones, Ryanair tendrá que enfrentarse con otro inconveniente que afecta a sus finanzas: el pago de las compensaciones a los pasajeros.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha advertido de que Ryanair tendrá que pagar a cada pasajero entre 250 y 600 euros en función de la distancia del vuelo.

La compensación es obligada, según AESA, ya que Ryanair no ha avisado de las cancelaciones con al menos 15 días de adelanto.

El cliente afectado por una cancelación debe solicitar a la aerolínea irlandesa el impreso para recibir dicha compensación, aunque haya solicitado el reembolso del billete o un transporte alternativo.

Los pasajeros, además, tienen derecho a recibir esta información. Para ello, la compañía aérea debe entregarles un impreso con las condiciones de asistencia y compensación.

A este respecto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha activado una página web para ayudar a los clientes afectados por la huelga y recuerda que al no tratarse de una “causa de fuerza mayor” tienen derecho a recibir una indemnización si su vuelo se cancela o retrasa por este motivo.

Acerca de ProfesionalesHoy 21464 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy