Foment pide poner fin a los recortes en infraestructuras tras 5 años en mínimos

Barcelona, 23 jul (EFE).- La principal patronal catalana, Foment del Treball, ha pedido hoy poner fin a los recortes en infraestructuras en Cataluña tras “unos cinco años”, desde 2013, aproximadamente, en los que la inversión pública en esta actividad se mantiene “en mínimos históricos”.

En rueda de prensa, el presidente de la Comisión de Infraestructuras de Foment, Joaquim Llansó, y el director de Economía de Foment, Salvador Guillermo, han hecho esta petición tanto a la Generalitat como al Estado tras denunciar que 2017 fue “otro año perdido en materia de infraestructuras en Cataluña”.

Los responsables de Foment también han reivindicado un “pacto de Estado de infraestructuras” que incluya cuestiones como el diseño de un modelo de pago por uso en toda España tanto de las autopistas, cuya concesión vencerá pronto, como de las autovías.

Foment ha denunciado que el peso de la inversión pública sobre el total del gasto público en España ha pasado del 12 % de 2007 al 4,9 %, menos de la mitad, en 2017, de forma que los presupuestos destinados a infraestructuras están en “mínimos históricos”.

Guillermo ha alertado de que entre 2009 y 2016 el grueso de ajuste del gasto público ha recaído sobre la inversión en infraestructuras, y ha añadido: “Podemos entender que durante la crisis las infraestructuras puedan ser la base del ajuste presupuestario, pero no durante diez años”, ha subrayado.

Por su parte, Llansó, que también es presidente de la Cámara de Contratistas de Obras de Cataluña, ha asegurado que “en los últimos cinco o seis años” la inversión pública en Cataluña se ha situado entre el 10 y el 13 %, a pesar de que Cataluña aporta el 19 % del PIB español.

A juicio de Llansó, la licitación de obras debería sumar unos 5.000 millones de euros al año entre las tres administraciones presentes en Cataluña para situarse en niveles normales, y el año pasado alcanzó apenas los 1.690 millones, ha recordado.

A pesar de que la cifra de 2017 fue un 49 % superior a la de 2016, Guillermo ha comentado que la licitación pública -que mide la inversión efectiva que se producirá en un futuro inmediato- sigue estando en niveles “ridículos” para las necesidades de Cataluña, ya que en los últimos 20 años la media fue de 3.750 millones de euros al año.

Por otra parte, Foment ha asegurado que el Estado ejecutó en 2017 el 81 % de la inversión presupuestada en Cataluña, es decir 901,8 millones sobre un total de 1.114 millones presupuestados, y que la Generalitat materializó el 83 % de las inversiones reales presupuestadas, es decir, 487,7 millones, y el 102,3 % de las transferencias de capital, 513,8 millones.

Por su parte, las administraciones locales hicieron en 2017 inversiones reales por importe de 1.107,8 millones, un 84 % de lo previsto.

Foment ha alertado también de que en el período 2009-2016 la inversión pública en España y en Cataluña cayó un 60 %, y en 2017 su peso sobre el PIB español “supuso el 2 %, el menor desde finales del siglo XX”.

En junio de 2015 esta patronal elaboró un “catálogo de las 100 infraestructuras básicas para Cataluña”, y tres años después, de aquella lista apenas se han acabado tres obras: la prolongación de los Ferrocarrils de la Generalitat a Sabadell y a Terrassa, y los accesos al muelle Prat del Puerto de Barcelona, mientras que un proyecto se ha suprimido: la extensión de la L6 de FGC entre Reina Elisenda y Finestrelles.

Aunque Foment constata “avances” en una decena de proyectos y ha añadido otros diez nuevos a la lista, “por desgracia” el catálogo ha cambiado “poco”, ha lamentado Llansó.

El Corredor Ferroviario Mediterráneo, los nuevos accesos viarios y ferroviarios al Puerto de Barcelona, el desdoblamiento de la N-340, el de la N-II por Girona; la conexión de la A-2 con la C-32; la de la A-2 con la AP-7 en Castellbisbal, así como la ejecución total de la B-40 son algunas infraestructuras pendientes en Cataluña.

Acerca de ProfesionalesHoy 22656 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy