Sánchez, optimista ante los presupuestos partiendo de un acuerdo con Podemos

Madrid, 1 sep (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es optimista respecto a la aprobación del proyecto de ley de presupuestos de 2019 sobre la base de un acuerdo con Podemos y al que cree que se puede sumar una mayoría suficiente en el Parlamento para que salga adelante.

Sánchez, en una conversación informal con los periodistas en el vuelo de regreso de su gira latinoamericana, mostró ese optimismo respecto a las cuentas del próximo ejercicio pero evitó concretar cuándo tiene previsto el Gobierno presentar el correspondiente proyecto de ley.

El jefe del Ejecutivo destaca la importancia de Podemos para lograrlo y asegura que, a pesar de que el líder de este partido, Pablo Iglesias, ha estado apartado de la primera línea política por cuestiones personales, se ha mantenido en contacto con él para hablar de los presupuestos.

Además, da por hecha una próxima reunión con Iglesias en cuanto el secretario general de Podemos lo desee.

Y está confiado en un acuerdo con Podemos respecto al anteproyecto presupuestario pese a las diferencias puestas de manifiesto esta semana sobre el aumento del IRPF a las rentas más altas.

Al respecto, Sánchez sigue defendiendo que sólo se suba ese impuesto para las rentas superiores a 150.000 euros porque cree que es lo razonable, aunque remite al Ministerio de Hacienda ante la posibilidad de algún ajuste.

Lo que garantiza, tal y como subrayó en una conferencia de prensa en Bogotá esta semana, es que no se aumentará ese impuesto para quienes ganen 60.000 euros anuales ya que considera que es un sueldo de las clases medias y éstas no se verán afectadas.

Pese a las discrepancia con Podemos en torno a este asunto no ve que eso pueda hacer fracasar las negociaciones con este partido y reitera la importancia de llegar a un acuerdo con esta formación, con la que asegura que en políticas sociales están “muy cerca”.

El hecho de que se esté desarrollando esa negociación cree que ya es importante después de los augurios de que sería imposible que hubiera presupuestos para el próximo año, y asume que Podemos querrá “apuntarse sus tantos”.

Pedro Sánchez considera que también a otras fuerzas políticas les interesa que se aprueben los presupuestos y dice que, a priori, ve buena actitud en el PNV para que salgan adelante.

Está convencido el presidente del Gobierno de que puede sostenerse en el Ejecutivo hasta 2020 sin necesidad de anticipar elecciones y, pese a las dificultades para lograr mayorías, cree que habrá un calendario legislativo que va a aprobar buenas iniciativas en materia de derechos.

Su optimismo también lo amplía a la confianza que los ciudadanos otorgan al PSOE, ya que cree que ahora es la primera fuerza política y que la acción de Gobierno no le va a provocar un desgaste.

Esa preferencia de los electores vaticina que se va a reflejar en los comicios del próximo mes de mayo, en los que asegura que los socialistas van a mantener las autonomías en las que gobiernan y van a sumar otras nuevas.

Ante la posibilidad de un acuerdo global con otros partidos como Podemos para lograr comunidades y alcaldías, se limita a resaltar que el PSOE es una organización profundamente federal y cada barón autonómico toma sus decisiones.

Lo que no cree es que Ciudadanos pueda optar por una actitud de bloqueo para la formación de gobiernos en caso de que el PSOE sea la primera fuerza política.

Sánchez asegura desconocer si la presidenta andaluza, Susana Díaz, tiene previsto adelantar las elecciones en su comunidad, y para la alcaldía de Madrid dice que existe una terna, sin desvelar ninguna identidad pero asegurando que ninguno de los que la conforman es independiente y todos son integrantes del PSOE.

Remite por tanto el presidente del Gobierno a las primarias que pueda haber para decidir ese candidato.

A la espera de las próximas citas electorales, el jefe del Ejecutivo ve a PP y a Cs inmersos en una “batalla de las derechas”.

Como ejemplo cita el hecho de que el secretario general de los populares, Teodoro García, diga que quitaría con su manos los lazos amarillos en Cataluña, pero cuando lo hace Albert Rivera, Casado no lo aprueba.

Las discrepancias políticas sí cree que pueden dificultar la consecución de acuerdos como un pacto para las pensiones.

Lo ve muy difícil en esta legislatura, pero asegura que el sistema es perfectamente sostenible.

Acerca de ProfesionalesHoy 21518 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy