Topolansky: Estamos saliendo con China de la dependencia europeo-americana

Pekín, 13 sep (EFE).- La vicepresidenta de Uruguay, Lucía Topolansky, que culmina esta semana una visita oficial a China, destacó hoy que el gigante asiático ofrece una “ventana de oportunidades” para su país y permite poner fin a la “dependencia europeo-americana” que vivía hasta ahora el subcontinente.

En una entrevista con Efe en medio de su intensa agenda de contactos en China, la también esposa del expresidente uruguayo José Mújica, señaló, como ejemplo, que hace unos años parecía que el único tractor posible era uno europeo o norteamericano.

“Y esto ya no es así, el producto chino se ha disparado en calidad. Yo lo puedo decir de primera mano porque en mi casa hay un tractor chino, de una simplicidad realmente maravillosa”, afirmó.

Topolansky resaltó que hay toda una gama de productos chinos y aseguró que “existe como un prejuicio de que el producto, si vale tan poco, debe ser malo, lo que no es así”.

China es ya el primer socio comercial de Uruguay, que el pasado agosto se adhirió como primer país de la región a las Nuevas Rutas de la Seda, el proyecto global de inversión en infraestructuras del gigante asiático.

“Era bueno que viniera para ratificar algunas cosas y empezar a crear esa carretera por la que tienen que moverse los empresarios, pero a un empresario de un país de las dimensiones de Uruguay no lo podemos dejar solo y que se pierda en este continente que es este país”, explicó.

La vicepresidenta indicó que Uruguay es un país productor de bastantes alimentos y China uno que “ha empezado a comer”, en el que solo 33 millones de sus 1.400 millones de habitantes viven aún en la pobreza.

El país sudamericano le exporta carne, lácteos y negocia también enviarle arroz, soja, pulpa de celulosa o madera.

“Es un mundo gigantesco que tiene la enorme dignidad de tratar con un pequeño país como Uruguay, sin importarle el tamaño o la cantidad de habitantes”, dijo.

Explicó que están procurando un acuerdo entre China y el Mercosur, donde se encuentra “el rodeo ganadero más grande de la tierra” y que además tampoco se queda corto en la producción de grano.

También están trabajando en un lugar “cercano al puerto de Montevideo” donde la flota china en el Atlántico pueda reparar sus buques, así como en el establecimiento a largo plazo de un puerto de aguas profundas en una zona de la costa atlántica de Uruguay con profundidad natural.

Topolansky destacó que los empresarios uruguayos “tienen que entender la lógica de este país, por lo que es bueno que empiecen a venir”.

“Nosotros nunca vamos a poder producir volumen, pero sí podemos producir calidad, son caminos distintos de la comercialización”, dijo y explicó que la carne uruguaya que llega a China es una carne con trazabilidad, libre de aftosa, con vacunación, sin hormonas.

Uruguay es actualmente el segundo principal exportador de carne a China, a poca distancia de Brasil, con quien se alterna en las primeras posiciones.

“En cualquier trozo de carne salido de Uruguay uno puede saber exactamente a qué vacuno perteneció y en qué establecimiento ese animal se crío y cómo se crío”, recalcó y afirmó que su país tiene algunas ventajas respecto a sus vecinos porque la “trazabilidad es obligatoria por ley”.

Igualmente, la soja, el arroz de grano largo o la miel uruguaya son productos que tienen expectativas en el mercado chino, especialmente a raíz de la guerra comercial desatada por EEUU, y cuya exportación se está negociando.

Respecto al sistema chino, Topolansky destaca la “proeza” de haber sacado a millones de personas de la pobreza frente a otras partes del mundo, como África, donde “el capitalismo no sacó del hambre a nadie”.

“Viví de cerca el proceso brasileño que llegó a sacar a 40 millones de la pobreza, pero bastó un cambio de gobierno para que el retroceso fuera en cinco minutos, porque para salir de la pobreza hay que subir penosamente una escalera pero para retroceder se baja en ascensor”, aseveró.

La vicepresidenta dice que los chinos son conscientes de los daños al medio ambiente cometidos por la acelerada industrialización del país en las últimas décadas y que “se han dado cuenta de que lo sustentable es lo único que tiene futuro”.

En cuanto a la situación en Latinoamérica, considera que “es muy complicada” y señala que el subcontinente “sigue sufriendo determinados fenómenos de los que tuvimos la esperanza de empezar a salir”.

“Lo más difícil de todo es el cambio cultural, cuando alguien sale de la pobreza hay que aprender a vivir en la nueva realidad y, si a esa persona no la acompañamos, al primer temporal se nos cae de vuelta”, indica.

Topolansky, que hoy cumple justo un año en el cargo de vicepresidenta, augura que Uruguay tendrá el año que viene “las elecciones más reñidas de la historia”.

Por Javier García

Acerca de ProfesionalesHoy 23055 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy