El BBVA baja al 2,6 % el PIB previsto en 2018 y teme el incumplimiento del déficit

Madrid, 16 oct (EFE).- El Grupo BBVA ha rebajado hoy en tres décimas el crecimiento económico previsto para este año, hasta el 2,6 % calculado por el Gobierno, aunque teme que el déficit sólo se reduzca este año al 2,8 % del PIB, lo que podría exigir medidas extraordinarias para cumplir el objetivo gubernamental del 2,7 %.

De cara a 2019, prevé un crecimiento del 2,4 % del PIB, una décima más que lo incluido en el plan presentado en Bruselas, y un déficit del 2,2 %, aunque ve «factible» alcanzar la meta del 1,8 % para 2019, siempre que todas las administraciones públicas se ciñan estrictamente a lo presupuestado.

«Aplicado a nuestro escenario para 2019 (con el plan enviado a Bruselas) hay una ligera diferencia del orden de dos décimas más del gasto sobre el PIB y algo más de una décima menos de ingresos», ha aclarado hoy Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, al presentar el informe «Situación España» del tercer trimestre del año.

Según ha explicado el economista jefe del Grupo BBVA y director de BBVA Research, Jorge Sicilia, la revisión a la baja de las previsiones de crecimiento se deben principalmente al debilitamiento observado recientemente en las exportaciones, el consumo y el turismo.

Además, «estamos un poquito más preocupados» que hace tres meses debido a factores como el proteccionismo, la subida de tipos de interés por la Reserva Federal y la incertidumbre política en Europa, aunque otros ayudará a mantener un crecimiento en España de cerca de medio punto más que la media de la Unión Económica y Monetaria.

Entre ellos un previsible repunte de las exportaciones de bienes, la depreciación del euro frente al dólar, la previsión a la baja del precio del petróleo, la ausencia de presiones inflacionarias, la elevada inversión en construcción y en maquinaria y equipos.

BBVA Research teme que el gasto público durante el próximo año sea unas dos décimas más alto del previsto por el Gobierno en parte debido a los próximos procesos electorales, y que los ingresos podrían ser una décima inferiores.

Sin embargo, en términos generales, sus previsiones están muy alineadas con las del Gobierno, del que valoran su «firme compromiso» por reducir el déficit y la deuda y confían en que se mantenga en caso de que haya desviaciones.

Respecto a la subida del salario mínimo, Doménech ha explicado que aunque esta medida dejará «ganadores, que serán los más» (cerca del 10 % de los trabajadores), también habrá «perdedores», especialmente entre los sectores más vulnerables, como jóvenes, mujeres o parados de larga duración.

Además, aunque eso puede ayudar a elevar los ingresos por cotizaciones, también contribuirá a elevar la cuantía de las prestaciones cuando llegue el caso, por lo que no puede ser una solución a largo plazo para financiar el sistema de pensiones.

A este respecto, BBVA aboga más por establecer medidas compensadoras y mecanismos de ajuste automático que permitan retrasar la edad de jubilación y contener el déficit de las pensiones, asegurando a largo plazo que éstas aumentan menos que los salarios.

Sin querer entrar en demasiadas valoraciones, Doménech también ha apuntado que el impuesto de sociedades que se paga en España ya está muy igualado al de otros países de Europa, aportando cerca del 2,4 % del PIB (muy lejos del 4,8 % alcanzado durante la burbuja inmobiliaria) y ha criticado que se diferencie tanto la tributación entre pequeñas y grandes empresas, así como la de las entidades bancarias.

En términos generales, Miguel Cardoso, economista jefe de España y Portugal de BBVA Research, ha detallado que la incertidumbre política restará entre dos y tres décimas al PIB, en línea con lo que ha ido ocurriendo en los últimos años.

Sin tener en cuenta las medidas anunciadas en el nuevo plan presupuestario, el BBVA cree que la creación de empleo avanzará el 2,6 % este año y el 2,2 % el próximo; el desempleo quedará en el 15,3 y el 13,7 %, respectivamente; la inflación será del 1,8 y del 1,6 %, respectivamente; y la remuneración por asalariado subirá el 0,9 y el 2,1 %.

Pese a las «marginales» diferencias entre las previsiones del Gobierno y las de BBVA, la entidad considera que lo más importante es avanzar en la reducción de deuda y déficit, lograr estabilidad fiscal y crear el «colchón fiscal necesario» para afrontar el estancamiento o recesión que tarde o temprano van a llegar.

Acerca de ProfesionalesHoy 27026 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy