La inflación china sube dos décimas en septiembre hasta el 2,5 % interanual

Pekín, 16 oct (EFE).- El índice de precios al consumo (IPC) se situó en septiembre en China en el 2,5 %, aunque el crecimiento de la inflación subyacente y de los precios a la producción se ralentizó, lo que apunta a un debilitamiento de la demanda.

La Oficina Nacional de Estadística (ONE) informó hoy de la mayor subida interanual del IPC chino desde mayo de 2014 -dos décimas más respecto a agosto-, y que estuvo motivada por el marcado ascenso del precios de los alimentos, que en septiembre se revalorizaron hasta un 3,6 %.

Esta subida fue mucho más acusada que la del 1,7 % que experimentaron estos productos el mes anterior y estuvo liderada por el precio de los vegetales y las frutas frescas, que se encarecieron un 14,6 % y un 10,2 %, respectivamente, debido al clima extremo causado por tifones, fuertes precipitaciones y vendavales, según explicó Sheng Guoqing, estadístico de la ONE.

Otro factor determinante en la inflación de productos alimenticios ha sido el brote de fiebre porcina africana que se ha producido en el país, que ha reducido la oferta de este alimento fundamental en la dieta de China y lo ha encarecido un 2,2 % respecto al mes anterior.

Sin embargo, la inflación subyacente, que ofrece una mejor visión sobre las tendencias de los precios al no incorporar las categorías más volátiles de los alimentos y la energía, aumentó un 1,7 % interanual frente al 2 % registrado en agosto, con lo que marcó el incremento más bajo en dos años.

Al respecto, Julian Evans-Pritchard, economista para China de la firma Capital Economics, destacó que el crecimiento del IPC es coyuntural y que los datos muestran un “evidente enfriamiento” del desempeño económico, lo que podría provocar una intervención del banco central del país.

“Este aumento del IPC se debe a los factores puntuales que han provocado el aumento de los precios de los alimentos. Sin embargo, no evitará que el Banco Popular (central) relaje aún más su política monetaria en los próximos meses en un intento por apuntalar el crecimiento económico”, dijo el economista.

En ese sentido, el gobernador del banco central, Yi Gang, afirmó el pasado fin de semana que ve “mucho margen” para el ajuste de las tasas de interés y el coeficiente de los requisitos de reserva de los bancos debido a los “significativos riesgos a la baja” que podría generar la actual guerra comercial chino-estadounidense.

La ONE también divulgó el índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista, y que aumentó un 3,6 % en septiembre frente al mismo mes del ejercicio previo, cinco décimas menos que el pasado mes.

Las industrias dedicadas a la fundición y procesamiento de metales ferrosos, la de productos químicos, la minería no metálica y las de exploración y producción de carbón experimentaron una ralentización en las subidas de precios respecto al mes anterior.

Todas estos sectores contribuyeron con 0,32 puntos porcentuales a la caída de 0,5 décimas en el crecimiento interanual del IPP en septiembre respecto a agosto, especificó la ONE.

Según Evans-Pritchard, la desaceleración del IPP indica que los precios a puerta de fábrica están disminuyendo y la razón es un debilitamiento de la demanda tanto interna como externa, lo que podría ser una señal de que las fricciones comerciales ya están produciendo sus primeros impactos en las industrias chinas.

Por otro lado, el precio de los productos no alimenticios se incrementó un 2,2 % interanual, tres décimas menos que en agosto, y en el mismo destacaron el encarecimiento del combustible (la gasolina un 21% y el diesel un 23 %), y la subida de precios en transporte y atención médica (2,8 y 2,7 %, respectivamente).

El Gobierno chino confirmó en abril que mantenía el objetivo de inflación en el entorno del 3 % para 2018, una meta que no se llegó a alcanzar el año pasado, cuando el IPC se incrementó un 1,6 %.

Acerca de ProfesionalesHoy 22576 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy