M5S y Liga firman la paz y acuerdan una amnistía fiscal que contenta a ambos

Roma, 20 oct (EFE).- El Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga, socios en el Gobierno italiano desde el 1 de junio, firmaron hoy la paz después de días de tensiones y acusaciones por una amnistía fiscal que irá incluida en los Presupuestos Generales de 2019.

El Gobierno trata de recaudar dinero que de otra forma no recuperaría con esta amnistía fiscal, para poder así obtener recursos financieros que le ayuden a aplicar promesas electorales que exigen un gran esfuerzo para las arcas públicas.

La Liga era más favorable a aprobar esta medida, mientras que el M5S siempre se ha mostrado reticente, pero el pasado 15 de octubre el Consejo de Ministros de Italia anunció que había aprobado una «paz fiscal», como se le llama en el país.

El documento no fue mostrado a los medios y debía ser enviado a la Jefatura del Estado para iniciar su tramitación, pero el proceso quedó interrumpido cuando el líder del antisistema M5S y ministro de Desarrollo Económico de Italia, Luigi Di Maio, denunció en las redes sociales que alguien había manipulado la amnistía fiscal aprobada en la reunión.

Di Maio decía que el texto que iba a ser enviado a la Presidencia de la República no incluía ni la punición a quien evade y contaba con un «escudo fiscal» para los bienes y capitales en el extranjero, elementos a los que se oponía tajantemente su formación.

El vicepresidente de Italia argumentaba que ese decreto no era el que había sido acordado en la reunión, y aseveró que había sido manipulado.

Estas acusaciones no sentaron nada bien a su socio, la Liga, y su líder, el también vicepresidente de Italia, Matteo Salvini, negó que hubiera habido un «complot».

Ambos dirigentes comenzaron un cruce de recriminaciones, Salvini dijo que no estaba dispuesto a «pasar por tonto» mientras que Di Maio rechazó que él pudiera ser acusado de mentiroso.

Las desavenencias se extendieron aún más y llegaron a ambas formaciones, el miembro del M5S Luca Carabetta consideró que no era la primera vez que alguien manipulaba un texto mientras que el subsecretario del Ministerio de Economía y miembro de la Liga, Massimo Garavaglia, defendió que el contenido del decreto era «conocido por todos».

La tensión alcanzó tal punto que incluso hizo correr la voz de que el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, podría haber amenazado con dimitir, una hipótesis que fue desmentida por fuentes del Gobierno.

La disputa se ha saldado hoy con un Consejo de Ministros extraordinario en el que se ha acordado una amnistía fiscal a la que se podrán adherir quienes hayan evadido un máximo de 100.000 euros.

Sin embargo, el decreto no perdonará a los grandes evasores y tampoco habrá un «escudo fiscal» para los bienes y capitales en el extranjero, tal y como quería el M5S.

«Ha sido un día fructífero», celebró Di Maio, al tiempo que afirmó que este decreto «ayudará a los contribuyentes más débiles» que no han pagado impuestos en su momento porque no pudieron.

Salvini, por su parte, también aplaudió que la reunión haya puesto fin a «dos o tres días surrealistas».

«Cerramos esta semana con serenidad, confianza y unión, somos tres hombres de palabra», señaló Salvini en referencia a él, a Di Maio y a Conte; quienes comparecieron ante la prensa con una sonrisa y escenificando la unión del Ejecutivo.

El Consejo de Ministros extraordinario también sirvió para que el Gobierno estudiara la carta que la Comisión Europea (CE) ha enviado a Roma exponiendo sus dudas sobre el Presupuesto General del país para 2019, que incluye, entre otras cosas, un déficit del 2,4 % del producto interior bruto (PIB).

Bruselas cree que esta cifra podría suponer un incumplimiento de las normativas comunitarias y así se lo ha hecho saber a Italia, que ahora tiene de plazo hasta el lunes para intentar resolver las inquietudes de la Comisión.

El pasado 18 de octubre, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, dijo en Roma que no quiere una Italia fuera del euro, y pidió diálogo entre el Gobierno italiano y las instituciones comunitarias para llegar a un entendimiento.

Di Maio y Salvini afirmaron hoy que el país no quiere salir de la Unión Europea (UE) ni del euro.

«No hay ninguna voluntad de salir de la UE o de la moneda única. Estamos bien en la UE, donde queremos modificar las normativas», dijo Salvini, antes de ceder la palabra a Di Maio, que señaló que, «mientras dure el Gobierno, no habrá ninguna intención de dejar la UE o la zona euro».

Acerca de ProfesionalesHoy 26594 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy