Iberdrola gana 2.091 millones hasta septiembre por el negocio internacional

Madrid, 24 oct (EFE).- Iberdrola ha obtenido un beneficio neto de 2.090,9 millones de euros en los primeros nueve meses de 2018 -un 13,5 % inferior al del mismo periodo del año anterior por la ausencia de extraordinarios-, apoyada en el negocio internacional, pues en España la evolución ha sido peor.

La compañía ha subrayado que este resultado coloca a Iberdrola en posición de alcanzar los 3.000 millones de beneficio neto previstos para el ejercicio.

Sin tener en cuenta los efectos que tuvieron en el mismo periodo de 2017 la fusión de Siemens Gamesa y las plusvalías por la reorganización del negocio en Brasil, la eléctrica habría ganado 2.051,3 millones de euros, un 38 % más, en los primeros nueve meses de 2018.

Además, el resultado bruto de explotación (ebitda) creció un 22,5 %, hasta los 6.719,7 millones, gracias a la buena marcha del negocio internacional, pues la evolución fue peor en España, donde los tributos a pagar aumentaron un 12 %.

Todos los negocios de Iberdrola presentaron un buen comportamiento, pero el mejor fue el de renovables, con un crecimiento de su ebitda del 38,1 %, por una mayor producción en todos los territorios y la entrada en funcionamiento del parque eólico marino Wikinger, situado en aguas alemanas del mar Báltico.

En el caso de redes, el incremento del ebitda fue de un 17,8 % y en el de generación y clientes del 17,4 %, aunque en este área en España, donde Iberdrola es compradora neta de energía, al tener más mercado que generación propia, redujo sus resultados por los mayores precios en el mercado mayorista y la subida de las materias primas y de los derechos de emisiones de CO2.

A Iberdrola se le han incrementado en 93 millones los impuestos en España, debido a los mayores precios en el mercado mayorista, de los que las autoridades fiscales se benefician a través del IVA, y de los derechos de CO2, al recoger la Administración el producto de su incremento.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, se ha referido en la conferencia con analistas en que ha presentado los resultados a la suspensión del impuesto del 7 % a la generación eléctrica y del «céntimo verde» para el gas empleado en producción de electricidad, medidas que ha dicho que han tenido un impacto directo en los precios del mercado mayorista, reduciendo las importaciones de energía y los precios para los consumidores.

También se ha pronunciado sobre las acusaciones de sobrerretribución que se hace a las eléctricas por los beneficios que obtienen en el mercado mayorista las centrales que producen más barato que las que usan combustible y, a pesar de ello, cobran el mismo precio, como las hidroeléctricas o las nucleares, tecnologías que por su antigüedad ya estarían, además, amortizadas.

Sánchez Galán ha negado la existencia de esa sobrerretribución, pues las centrales de esas tecnologías no están amortizadas y en el caso de las nucleares pierden del orden de 100 y 200 millones anuales por la alta carga impositiva que soportan desde 2013.

Respecto al requerimiento de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre una revisión en el valor de sus activos de generación por posibles deterioros, que ya ha contestado la compañía, ha afirmado que Iberdrola sigue las normas contables y se ajusta a la vida útil de las concesiones y las instalaciones.

Además, se ha referido a las desinversiones que está efectuando Iberdrola dentro de su plan de rotación de activos de 3.000 millones de euros hasta 2022, de los que ya se han alcanzado hasta la fecha 1.200 millones, después de las dos últimas ventas cerradas en octubre, la de Scottish Power Generation y una planta termosolar en Puertollano (Ciudad Real).

Sánchez Galán ha dicho que las plusvalías obtenidas con las desinversiones se destinarán a medidas de eficiencia que mejoren los resultados y espera que a final de año todas las efectuadas en 2018 contribuyan en más de mil millones a la reducción de la deuda.

Acerca de ProfesionalesHoy 27993 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy