CaixaBank gana un 19 % más y descarta provisionar por el fallo del Supremo

Valencia, 26 oct (EFE).- CaixaBank ha logrado un beneficio de 1.768 millones de euros en los nueve primeros meses de 2018, casi un 19 % más que en el mismo período de 2017, y ha descartado realizar provisiones por el fallo del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas, al considerar que no tendrá impacto en sus cuentas.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha presentado hoy en Valencia los resultados del tercer trimestre, si bien el tema que ha acaparado la comparecencia ha sido la decisión del Supremo de revisar la sentencia de la Sala de lo Contencioso que establece que la banca, y no sus clientes, deben pagar el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) al firmar una hipoteca.

Gortázar ha defendido la práctica de las entidades financieras en esta cuestión, ya que lo único que han hecho, ha dicho, ha sido aplicar una norma que lleva vigente 23 años y que ha sido confirmada tanto por el Supremo como por el Tribunal Constitucional.

A la espera de que el Supremo aclare la situación el próximo 5 de noviembre, el primer ejecutivo de CaixaBank ha subrayado que la entidad respeta «profundamente las decisiones de la justicia» y que adaptará su práctica en el mercado hipotecario a lo que decida el Alto Tribunal.

No obstante, Gortázar confía en que dicho fallo no tenga consecuencias económicas para las entidades bancarias, ya que «quien no ha hecho algo mal no debe ser penalizado por ello».

Es por ello que CaixaBank ha descartado realizar provisiones para afrontar un eventual revés judicial: «Nuestra expectativa es que como nuestras actuaciones han sido correctas, no hay provisión alguna que corresponda. No vemos que debamos tener perjuicio económico por este tema».

Pese a la incertidumbre generada, Gonzalo Gortázar ha afirmado que la firma de hipotecas se está desarrollando esta semana con «normalidad», si bien algunas operaciones menos urgentes se están aplazando hasta conocer la sentencia del Supremo.

Respecto al efecto que pueda tener este fallo en el mercado hipotecario, el consejero delegado ha declarado que los bancos tienen «la obligación prudencial», porque así se lo exigen los organismos supervisores, de «tener en cuenta todos los costes a la hora de conceder los créditos», dejando así entrever que si la banca tiene que asumir el impuesto de las hipotecas éstas se pueden encarecer.

«Habrá que tener en cuenta todos los costes, si no los supervisores nos dirán que no estamos haciendo una política prudente de concesión de créditos», ha remarcado.

CaixaBank, que hace un año trasladó su sede social a Valencia como consecuencia de la inestabilidad política en Cataluña, ha obtenido un beneficio de 1.768 millones de euros entre enero y septiembre de este año, un 18,8 % más, gracias al buen resultado de los ingresos bancarios, la mayor aportación de BPI, la reducción de las dotaciones y la contención de costes.

La cuenta de resultados del tercer trimestre incluye un resultado negativo de 453 millones de euros derivado del acuerdo de venta de la participación del 9,36 % que CaixaBank tenía en Repsol.

Gortázar ha destacado la buena marcha del negocio bancario, que ha aumentado un 4,5 %, así como la rentabilidad del grupo, que ha alcanzado el 9,4 %, en línea con su plan estratégico.

También ha registrado una evolución positiva la tasa de morosidad, que ha bajado hasta el 5,1 %, frente al 6,4 % del mismo período de 2017, y los recursos de clientes han crecido hasta los 363.621 millones, un 4,1 % más.

Gonzalo Gortázar ha explicado que CaixaBank cuenta actualmente con 249 oficinas ‘Store’ en toda España y que su objetivo es seguir impulsando este modelo de sucursal en las grandes ciudades.

Ha explicado, en este sentido, que los clientes tienden a acudir menos al banco, pero cuando van quieren recibir un servicio de valor añadido, que es el que encuentran en las oficinas ‘Store’.

«Es una apuesta que nos está costando mucho dinero, pero vamos a seguir por esa vía en los grandes núcleos urbanos», ha declarado.

El primer ejecutivo de CaixaBank también ha querido dejar claro que el objetivo de la entidad es crecer de manera orgánica en España y Portugal -a través de BPI- y que no va a buscar proactivamente oportunidades de consolidación en el mercado.

Respecto al traslado de la sede a Valencia, ha comentado que CaixaBank opera actualmente con «absoluta normalidad» y ha incidido en que la decisión de mover la sede se tomó por unanimidad, por motivos estrictamente profesionales y «sin recibir presión alguna de terceros».

Acerca de ProfesionalesHoy 27993 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy