Las empresas familiares apoyan la Constitución y al rey como «símbolo de unidad»

Valencia, 29 oct (EFE).- Los empresarios familiares han expresado hoy su firme respaldo a Felipe VI como «símbolo máximo de la unidad y estabilidad» de España y a la Constitución por su aportación a la convivencia y al crecimiento y han asegurado que «no es justo atacar e intentar destruir» todo lo conseguido en los últimos 40 años.

El presidente del Instituto de Empresa Familiar (IEF), Francisco J. Riberas, ha reivindicado la vigencia del marco constitucional en la apertura del XXI congreso de esta organización, que ha presidido el rey en el Palacio de Congresos de Valencia ante alrededor de 700 empresarios.

Los empresarios han brindado su apoyo al jefe del Estado después de que haya sido reprobado en los últimos días tanto por el Parlament de Cataluña como por el Ayuntamiento de Barcelona por su postura en relación con el desafío independentista.

«Nos sentimos muy orgullosos de saber que contamos con su apoyo como símbolo máximo de la unidad y la estabilidad que todos queremos para nuestros país, especialmente en momentos tan complejos como los que vivimos», ha afirmado el máximo responsable del IEF sobre el rey, que ha sido recibido con una fuerte ovación.

En puertas de la conmemoración del 40 aniversario de la Carta Magna, Riberas ha asegurado que lo que se pactó en 1978 contribuyó a generar «un marco institucional estable» que, además de «convivencia paz y libertad», dio pie a «un periodo de gran crecimiento y desarrollo económico».

El también presidente ejecutivo de la multinacional Gestamp ha hecho un llamamiento para que los efectos negativos causados por la crisis «no sean utilizados para deslegitimar y criticar» todo lo conseguido en las últimas cuatro décadas.

«No es justo atacar e intentar destruir todo lo que nos ha traído hasta aquí», ha pedido Riberas, quien ha reivindicado el papel que las empresas familiares pueden desempeñar «en el diseño y la construcción del nuevo modelo económico y social» para España.

No obstante, para ser parte activa en este proceso, ha considerado preciso «revertir la imagen negativa» que se les ha atribuido a las empresas familiares, que son «un elemento positivo» para la sociedad y algo que hay que defender y no atacar».

Felipe VI ha enfatizado que las empresas familiares son «una referencia económica y social» y «una verdadera guía para seguir avanzando» en un contexto en el que «hay que aprender a convivir con la incertidumbre».

«Hay que reconocer que las empresas familiares siempre han identificado a los valores como uno de sus principales activos, porque son, precisamente, la clave de la confianza», ha subrayado el jefe del Estado.

Tras destacar su «vitalidad y proyección», ha sostenido que las empresas familiares son «una de las grandes protagonistas del futuro», en buena medida por entender «el significado y la importancia del legado.

El IEF agrupa a un centenar de compañías familiares, de las más de 1.200 que hay en España, que generan una facturación anual equivalente al 28 por ciento del PIB y dan empleo a 1,2 millones de personas, entre ellas Mercadona, Acciona y el grupo Barceló.

A la apertura han asistido la ministra de Industria, Reyes, Maroto, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, y el alcalde de la ciudad, Joan Ribó.

Puig ha defendido el importante papel que la empresa familiar desempeña en la Comunidad Valenciana, una tierra que sabe que «las fronteras siempre son un freno al progreso».

«La crisis territorial es experta en propiciar incertidumbres. Por eso es exigible políticas audaces que, desde el cumplimiento del estado de derecho, acaben con la confrontación estéril», ha reclamado Puig.

Por ello, ha incidido en que no es momento de «pescar en el mar del oportunismo», sino encontrar una vía solución que «no será nunca el soberanismo, ni tampoco la recentralización».

Como es tradicional, los empresarios asistentes al congreso han participado en una encuesta sobre la coyuntura económica, que observan con más pesimismo respecto al año pasado por la desaceleración en el ritmo de crecimiento.

Los empresarios otorgan 5,48 puntos -sobre 9- a la situación económica, mientras que en 2017 fue de 6,22.

Sin embargo, el 93 por ciento prevé mantener el próximo año los niveles de empleo actuales o aumentar la plantilla, mientras un 64 por ciento confía en elevar la cifra de ventas el próximo año.

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha opinado que debido al «lío político autonómico», la sociedad está «más acojonada», pero la economía «va igual» que en 2017 y lo único que ha cambiado son algunos elementos.

Durante su conferencia, Roig ha reconocido por qué la imagen de los empresarios no es buena: «No salimos a dar la cara».

«Tenemos que salir del armario, cada uno en su ámbito público» para explicar la función social y económica que desarrollan los empresarios porque son éstos quienes crean riqueza en España, ha defendido el directivo valenciano.

El congreso de la IEF, uno de los principales foros económicos del país, será clausurado mañana por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una jornada en la que también intervendrá el líder del PP, Pablo Casado.

Acerca de ProfesionalesHoy 26061 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy