Moody’s avisa de que la población en edad de trabajar caerá un 12% en 20 años

Madrid, 7 nov (EFE).- La población española en edad de trabajar caerá un 12 % en 20 años, para quedar en niveles de 1995, mientras que el envejecimiento poblacional pondrá en jaque las cuentas públicas, especialmente las autonómicas, que destinan la mitad de sus ingresos a la atención social y sanitaria.

Así lo apunta Moody’s en un informe publicado hoy en el que explica que para 2035 España sufrirá “una de las caídas más agudas” de población en edad de trabajar de toda la zona euro, por detrás de Italia, Grecia y Portugal.

Esta evolución contrasta con lo ocurrido durante las dos décadas previas a 2010, cuando España se destacó entre sus vecinos por el rápido crecimiento de la población en edad de trabajar, tanto por la incorporación de extranjeros como de nacionales.

Según el informe, ese descenso de la población en edad de trabajar no creará sin embargo demasiada tensión en el mercado laboral, debido a la elevada tasa de desempleo actual y al previsible aumento de la fuerza laboral con la incorporación de la mujer y de los mayores.

Sin embargo, la tasa de reposición (el porcentaje del salario cubierto por la pensión que cobrará ese trabajador) sí se prevé que caiga hasta en un 30 % para 2070, según cálculos de la Comisión Europea recogidos por Moody’s, lo que supondrá el mayor descenso de la zona euro, aunque España seguirá por encima de la media.

En general se prevé un generalizado envejecimiento de la población que será más acusado en comunidades como Asturias, Castilla y León y Galicia, donde más de una de cada cuatro personas ya tiene más de 65 años, mientras que la media nacional ronda el 20 %.

En conjunto, se calcula que la población de más de 65 años representará más del 31 % del total en 2040, frente al menos del 20 % actual.

En su informe, la agencia de calificación recuerda que el déficit de la seguridad social es cerca de la mitad del que aguantan las cuentas públicas y representa el 1,4 % del PIB español, al tiempo que el fondo de reserva para financiarla está prácticamente agotado.

Mientras que en el envejecimiento de la población pondrá “en aprietos” al sistema nacional de seguridad social, “uno de los puntos más vulnerables de las cuentas públicas”, Moody’s cree que el ámbito privado no se verá tan afectado.

Incluso, considera que algunos sectores se beneficiarán, como el de la alimentación (particularmente el comercio de cercanía y por internet, en detrimento de las grandes superficies), la salud o el bienestar.

En este sentido, apunta que mientras que el presupuesto para comprar alimentos de los mayores de 65 años es un 20 % superior a los de entre 45 y 64, el destinado a bares y restaurantes es un 40 % inferior, ya que -según explica- los jubilados tienden a comer más en casa y tienen más tiempo para cocinar.

Entre los sectores que se verán perjudicados por el envejecimiento de la población, el informe cita la industria del tabaco, la ropa y el calzado, la manufactura y la hostelería.

Además, hace una especial mención a la vivienda y el mercado hipotecario, ante la previsible caída de la demanda fuera de las áreas urbanas y un exceso de oferta en el ámbito residencial.

Concluye que se prevén menos compradores jóvenes y más vendedores mayores, lo que puede llevar a una depreciación de la vivienda, en perjuicio de la recuperación lograda hasta ahora en las hipotecas impagadas, a lo que se sumará un progresivo aumento del número de viviendas transmitidas en herencia, que alcanzará las 200.000 al año en 2030.

Tras un incremento del 22 % en tres años, casi 170.000 viviendas fueron heredadas el año pasado, frente a las 465.000 que fueron adquiridas, lo que permite cubrir un tercio de la demanda nacional.

Acerca de ProfesionalesHoy 22508 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy