Endesa ganará un 7 % anual más hasta 2021 y bajará el dividendo del 100 % al 80 por ciento

Madrid, 21 nov (EFE).- Endesa espera que su beneficio neto crezca un 7 % de media anual en el periodo 2018-2021, hasta alcanzar los 1.800 millones de euros en ese último año, según la actualización de su plan estratégico, que para 2021 contempla recortar el beneficio destinado a dividendo del 100 % al 80 %.

La eléctrica, en un hecho relevante comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), justifica la nueva política de dividendos, que en 2021 sustituirá a la anterior y que pondrá fin a la práctica de destinar el 100 % del beneficio de la empresa a dividendos que se ha aplicado en los últimos tres años y que continuará hasta 2020, en un mayor respaldo al «nuevo perfil de crecimiento de la compañía».

Endesa, que ha presentado hoy la actualización de su plan estratégico para el periodo 2018-2021 un día después de que lo hiciera su matriz Enel para el 2019-2021, prevé en esos cuatro años que su resultado bruto de explotación (ebitda) pase de 3.500 millones de euros en 2018 a 4.000 millones en 2021, lo que supone un crecimiento medio anual del 5 %, un 14 % en todo el periodo.

De acuerdo con las cifras facilitadas y de cumplirse las previsiones recogidas en el plan estratégico, en 2021, con la nueva política de dividendos, se distribuirían 1.400 millones entre los accionistas, de los que 980 millones los percibiría Enel, que tiene un 70 % del capital de Endesa.

Para 2018, Endesa espera distribuir un dividendo de 1,33 euros por acción (del que se abonará a partir del 2 de enero uno a cuenta de 70 céntimos de euros), correspondiente al 100 % del beneficio previsto para ese ejercicio, que es de 1.400 millones de euros,

En 2019 y 2020 también se destinará la totalidad del beneficio previsto para esos ejercicios, 1.500 millones y 1.600 millones, respectivamente, a dividendos, para pasar ya en 2021 a ser sólo del 80 %.

Las inversiones netas de Endesa para los cuatro años del periodo 2018-2021 ascenderán a 6.400 millones de euros, lo que supone un 28 % más respecto a las contempladas para el periodo 2017-2020.

La mayor parte de esta inversión neta se destinará a renovables, un total de 2.000 millones de euros, mientras que 1.900 millones serán para redes y 1.200 millones para generación.

En concreto, las renovables acapararán un 22 % de la inversión en 2018, un 39 % en 2019, para luego descender al 32 % en 2020 y al 29 % en 2021.

Según Endesa, el aumento de la inversión llevará aparejado un incremento del 40 % de la generación de fondos de las operaciones en el periodo, que pasarán de 2.000 millones en 2018 a 2.800 millones en 2021.

El ebitda pasará de 3.500 millones a 4.000 millones gracias al negocio liberalizado, la mejora de los precios en el mercado mayorista, el impacto de la nueva capacidad de renovables -que será de 1.900 gigavatios (GW)- y el mayor margen de comercialización compensado por los menores márgenes térmicos.

También contribuirá a ese resultado los mejores márgenes en el negocio de gas y la mayor contribución de Endesa X, la marca del negocio de movilidad y soluciones para clientes de Endesa.

La compañía también prevé que la revisión regulatoria que se hará en 2020 se verá compensada por el aumento de otros ingresos y las eficiencias.

En cuanto a la deuda neta, Endesa espera que pase de 5.900 millones de euros con que cerrará 2018 a 7.100 millones en 2021, lo que supone un incremento del 20 % en el periodo, que la compañía justifica por la financiación del crecimiento, si bien contiene su apalancamiento, que pasa de 1,7 veces ebitda en 2018 a 1,8 en 2021.

Acerca de ProfesionalesHoy 28311 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy