El BCE prevé una revisión a la baja del crecimiento a corto plazo

Fráncfort (Alemania), 22 nov (EFE).- El Banco Central Europeo (BCE) prevé una revisión a la baja de las perspectivas de crecimiento a corto plazo en la zona del euro, según los últimos datos e indicadores.

En las actas de su última reunión de política monetaria, publicadas hoy, el BCE dice que hubo amplio acuerdo entre los miembros del Consejo de Gobierno en que «la expansión económica de la zona del euro es amplia» y «los últimos datos económicos han sido algo más débiles de lo esperado».

«Un patrón de crecimiento más bajo en la segunda mitad de 2018 tendrá un impacto mecánico, vía efecto de continuación, en el cálculo para el crecimiento anual en 2019», consideró el Consejo de Gobierno en la reunión.

El personal del BCE publicará en diciembre sus nuevas previsiones de crecimiento e inflación de la zona del euro, en las que analizarán qué factores de debilitamiento económico son temporales y cuáles «más persistentes».

«Las proyecciones de diciembre proporcionarán una valoración actualizada del impacto» de las disputas comerciales en las perspectivas de la zona del euro, que han sido revisadas a la baja sucesivamente en las recientes previsiones del personal del BCE, consideró en Consejo de Gobierno a finales de octubre.

También destacó en esa reunión de política monetaria que algunas empresas habían pospuesto sus inversiones por la incertidumbre respecto al comercio.

El BCE prevé que la inflación suba hacia su objetivo, que es una tasa algo por debajo del 2 %, porque los salarios aumentan en la zona del euro.

«La evolución de los salarios fue considerada el factor por el que aumentó la confianza en las perspectivas para los precios de consumo» y el bajo nivel de la subyacente, la inflación que descuenta la energía y los alimentos, que se debe principalmente a los precios de los servicios, según las actas.

El crecimiento salarial en la zona del euro se ha acelerado hasta el 2,3 % en el segundo trimestre, desde el 1,9 % en el trimestre anterior, según cifras del BCE.

«La fortaleza de la economía de la zona euro y el aumento de las señales de que se crean presiones al alza por los salarios apoya la confianza de que la inflación convergerá hacia el objetivo» y se mantendrá en ese nivel tras la interrupción gradual de las compras de deuda, según las actas.

El BCE, que redujo las compras de deuda hasta 15.000 millones de euros a comienzos de octubre, seguirá normalizando su política monetaria y dejará de comprar bonos a comienzos de enero de 2019, aunque seguirá invirtiendo el principal.

La entidad monetaria europea presta a los bancos de la zona del euro semanalmente al 0 % y les cobra un 0,4 % por el exceso de reservas.

El Consejo de Gobierno espera que los tipos de interés se mantengan en los niveles actuales hasta al menos el verano de 2019.

Las actas revelan que algún miembro del Consejo de Gobierno dijo que el vencimiento de algunas de las operaciones de financiación a muy largo plazo caería «por debajo de un año durante el 2019, lo que podría impactar en la evolución del exceso de liquidez y afectar a las posiciones de liquidez de los bancos».

El analista de Commerzbank Michael Schubert considera que la abundante liquidez y aspectos reguladores, como el ratio de financiación estable o de cobertura de liquidez, son las razones por las que el BCE puede considerar ofrecer nuevas operaciones de liquidez a largo plazo y no tanto la evolución de la economía.

Algunos bancos podrían tener incentivos para devolver la liquidez de operaciones anteriores un año o seis meses antes de su vencimiento.

En junio de 2020 vence una gran cantidad de liquidez, unos 400.000 millones de euros, por lo que muchos bancos deberán buscar liquidez de repuesto a mediados de 2019.

Schubert prevé que el BCE ofrezca nuevas inyecciones de liquidez para evitar una caída abrupta en el exceso de liquidez.

Acerca de ProfesionalesHoy 28349 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy