Sánchez ve posible un nuevo presupuesto, pero su rechazo no supondría elecciones

Madrid, 6 dic (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ve posible que el proyecto de ley de presupuestos para 2019 que va a presentar en enero pueda salir adelante, pero si fuera rechazado asegura que eso no supondría necesariamente que adelantara las elecciones generales.

Sánchez, en una conversación informal con periodistas durante la recepción del Congreso con motivo del 40 aniversario de la Constitución, ha ratificado que su hoja de ruta con los presupuestos pasa por presentarlos en enero, previsiblemente a mediados de mes.

Antes, en una de las reuniones del Consejo de Ministros de diciembre, aprobará algunas medidas previas como el real decreto que permitirá que el 1 de enero esté ya en vigor el nuevo salario mínimo interprofesional de 900 euros.

El jefe del Ejecutivo ha asegurado que la decisión de presentar el proyecto de ley sin contar de antemano con los apoyos necesarios para que prosperen la tomó hace unas tres semanas.

Lo que pretende con ello es mandar un mensaje a Europa de que el Gobierno cumple sus compromisos y también un mensaje de estabilidad a otros organismos internacionales y a los agentes sociales.

Sánchez recalca que el Gobierno va a trabajar para conseguir el respaldo necesario al texto presupuestario y ve posible lograrlo.

Una vez presentado el proyecto de ley en el Congreso será cuando el Gobierno se vuelque en las negociaciones con la mayoría de grupos y ha precisado que será en ese momento cuando hable con ERC y el PDeCAT sobre las nuevas cuentas del Estado.

A este último partido se ha referido concretamente para señalar que su mera abstención podría permitir que los presupuestos superarán el debate de totalidad en el Congreso y prosiguieran su tramitación.

En esa línea, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, también en una conversación informal con los periodistas, ha dicho que no ve al PDeCAT, por ejemplo, votando una enmienda de totalidad de Ciudadanos.

Montero cree no obstante que los independentistas van a mantener hasta el último momento la incógnita sobre el sentido de su voto en relación con el proyecto presupuestario.

Un proyecto que ha asegurado que tiene ya casi ultimado y ante el que ha dicho que se negociará con los independentistas cuando sólo hablen de números.

Sánchez cree por su parte que los independentistas tienen su propia estrategia y que no se van a ver condicionados por la irrupción de VOX en el panorama político.

El presidente del Gobierno ha recalcado que si finalmente no fuera posible aprobar los nuevos presupuestos, eso no conllevaría necesariamente que adelantara las elecciones.

Además, aunque no lo dice abiertamente, da por hecho que no habrá elecciones en marzo porque recuerda que se estará aún tramitando los presupuestos y porque subraya que aún tiene muchas cosas que hacer en la presente legislatura.

Sánchez se ha referido a la reunión del Consejo de Ministros que presidirá el 21 de diciembre en Barcelona para explicar que en ella se aprobarán medidas importantes de interés general para toda España y otras específicamente para Cataluña.

Él sigue abierto a verse ese día con Quim Torra, pero ha precisado que si el presidente de la Generalitat no quiere reunirse con él, será su problema.

Ha defendido igualmente la reforma de la Constitución que ha planteado para limitar los aforamientos y ha expresado su intención de hablar de este asunto próximamente con los líderes de los diversos partidos, bien en persona o por teléfono.

También mantiene sin cambios los planes del Gobierno para exhumar a Francisco Franco del Valle de los Caídos y recuerda que continúa su cauce el procedimiento administrativo que ahora está a la espera de un informe de la Comunidad de Madrid, que ha considerado que está estirando los plazos lo máximo posible.

Acerca de ProfesionalesHoy 23041 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy