La inflación china se sitúa en 2,2% y los expertos prevén medidas de estímulo

Pekín, 9 dic (EFE).- El avance de la inflación general en China se situó en noviembre al 2,2 % interanual, anunció hoy la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), entre las incertidumbres provocadas por la bajada de la demanda interna y la guerra comercial con EEUU.

El índice de precios al consumidor (IPC) de China, principal indicador de la inflación, avanzó un 2,2 % interanual en noviembre, lo que supone tres décimas menos que en octubre, cuando el alza había sido del 2,5 % interanual, dijo hoy la ONE.

Estas cifras, según el analista de la consultora Capital Economics Chang Liu, podrían provocar que «los legisladores chinos tomen nuevas medidas de estímulo» durante la próxima Conferencia Central de Trabajo Económico, donde los líderes del país asiático suelen presentar sus prioridades para el año venidero.

«Creemos que el IPC se mantuvo elevado el mes anterior debido a la alta inflación de los precios de los alimentos. Sin embargo, la inflación en general es más bien moderada», dijo el analista.

El estadístico de la ONE Sheng Guoqing señaló que se ha registrado en noviembre una «caída» en la tasa de crecimiento de la inflación respecto al mes pasado, con una disminución del 0,3 % frente a la subida del 0,2 % de octubre, algo que atribuyó principalmente a la bajada de los precios alimentarios.

En términos interanuales, no obstante, uno de los impulsores del avance del IPC sigue siendo el precio de los alimentos, que subió un 2,5 % respecto a noviembre de 2017.

Los protagonistas de este ascenso fueron el precio de la fruta (13,5 %), el de las verduras frescas (5,2 %) y el de los huevos (1,5 %); en materia de carne, el cordero fue el que más se encareció en términos interanuales (10,9 %), seguido de la ternera (5,5 %) y el pollo (4,5 %).

Sin embargo, la carne de cerdo -afectada por el impacto de los recientes casos de fiebre porcina en el país- cayó un 1,1 %.

Mientras, los productos no alimentarios experimentaron una apreciación del 2,1 %, con protagonismo destacado de los precios de la gasolina (12,8 %) y del diésel (14,2 %), con avances muy superiores a los de los servicios de educación (2,5 %), de sanidad (2,6 %), y a la vivienda (2,4 %).

La institución divulgó también hoy que el índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista, subió un 2,7 % interanual en noviembre, un dato menor al crecimiento del 3,3 % que había registrado este indicador en octubre.

De los 40 sectores industriales analizados, 23 experimentaron subidas de precios, 4 se mantuvieron en el mismo nivel y 13 disminuyeron.

Las industrias de extracción de gas y petróleo experimentaron un 24,4 % de aumento en sus precios.

Le siguen otras industrias como la de la minería no metálica (7,4 %), la de la fundición y laminación de metales ferrosos (5,3 %) o la que se dedica a explotar materias primas químicas y a procesarlas (3,9 %).

Según los analistas, el enfriamiento del IPP, que bajó por quinto mes consecutivo, se debe a una pérdida de impulso de la demanda interna, lo que resultará en más presión sobre las autoridades para que anuncien más medidas que den oxígeno a la economía.

«Los nuevos pedidos se han desacelerado», asegura la publicación especializada Caixin, que añade que los beneficios de algunas firmas industriales han menguado en los últimos meses mientras han subido los precios internacionales del petróleo, afectando al IPP.

La desaceleración de la demanda interna se suma así a la lista de preocupaciones económicas de China, todavía sumida en una guerra comercial con Estados Unidos, su principal socio comercial.

El objetivo de inflación del Gobierno chino para 2018 es del 3 %, cifra que reafirmó el pasado abril pese a que el año pasado no consiguió cumplir con similares expectativas, ya que el IPC se situó finalmente en el 1,6 %.

Acerca de ProfesionalesHoy 26228 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy