Luz, energía y alimentos dejan el IPC a menos del 2 % por primera vez en 7 meses

Madrid, 14 dic (EFE).- La bajada de la luz y los carburantes, y la contención de los alimentos, han permitido que el índice de precios de consumo (IPC) haya bajado seis décimas en noviembre y por primera vez en siete meses crezca por fin a un ritmo inferior al 2 % interanual.

Según ha informado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE), esta moderación de la inflación hasta el 1,7 % se debe en gran parte al abaratamiento de los carburantes y la electricidad, que ayudó a contener la subida de los precios del transporte (3,3 %) y de los relacionados con la vivienda (2,8 %).

También ha colaborado la contención en noviembre de tres décimas de los alimentos y bebidas no alcohólicas (cuyos precios aumentaron el 1,4 % interanual), con bajadas pronunciadas en la fruta, mientras que destacaron las subidas de las legumbres y hortalizas.

Esto explica que la inflación subyacente (que excluye los precios de la energía y de alimentos por su volatilidad) únicamente haya descendido una décima, para situarse en el 0,9 %.

También ayudó a contener la inflación la bajada de cinco décimas registrada en el ocio y la cultura, a causa de que los precios de los paquetes turísticos disminuyeron más incluso que hace un año.

Sólo en noviembre, la tasa general del IPC también disminuyó una décima con respecto a octubre, tras tres meses consecutivos de avances.

La bajada de la cotización del crudo se ha traducido en descensos de la electricidad y de los carburantes, partidas ambas con mucho peso en la cesta de la compra con la que se elabora el IPC, que mide la evolución de los precios de los bienes y servicios de consumo adquiridos por los hogares españoles.

Este indicador se disparó a comienzos de 2017 impulsado por la energía y alcanzó tasas del 3 %, hasta que a mediados del año se contuvo, para comenzar 2018 en el 0,6 %. Así, se mantuvo en torno al 1 % hasta que en mayo se situó sobre el 2 % y así ha continuado por seis meses consecutivos.

El indicador adelantado del índice de precios de consumo armonizado (IPCA) -que usa el mismo método de medición en todos los países de la zona euro- también ha quedado en el 1,7 % interanual, asimismo seis décimas por debajo de la tasa del mes pasado.

Por comunidades, la tasa anual del IPC disminuyó en todas, con el descenso de ocho décimas de Cantabria a la cabeza y con las tres décimas de Canarias a la cola.

Estos datos refuerzan la previsión de que la inflación de diciembre ronde el 1,6 %, con lo que la Seguridad Social podría ahorrarse una paga compensatoria a los pensionistas.

Desde 2011, cuando el Gobierno del PSOE congeló las pensiones -salvo las mínimas y las no contributivas-, los pensionistas no han vuelto a percibir la paga compensatoria.

En los últimos años las pensiones se han subido únicamente el 0,25 %, pero el actual Gobierno las ha revalorizado este año el 1,6 % y se ha comprometido a realizar una paga compensatoria si la inflación sube más de ese porcentaje.

Si se tomara el dato de noviembre de referencia, como se hacía antaño, la Seguridad Social se vería obligada ahora a desembolsar unos 128 millones de euros, aunque previsiblemente tomará el de diciembre.

Esta contención del IPC ha sido celebrada por los principales sindicatos, porque ayudará a que muchos trabajadores recuperen algo del poder adquisitivo perdido en los últimos años.

En declaraciones a la prensa, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha explicado que la media de los incrementos salariales pactados en los últimos seis meses, desde la firma del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), se sitúa ya en torno al 2 %, por encima de la evolución de la inflación, «lo cual es una buena noticia».

«Lo fundamental es la recuperación de poder adquisitivo a través de la negociación colectiva», ha defendido, coincidiendo así con el secretario general del UGT, Pepe Álvarez, quien celebra que en 2019 los salarios por fin se vayan a empezar a recuperar al menos de acuerdo a la inflación y se pueda también impulsar el reparto de la riqueza a través de la negociación colectiva.

UGT considera que una inflación del 1,7 % permite seguir apostando por la recuperación del poder adquisitivo de los salarios sin temor a que ello afecte a la evolución de otras variables económicas.

Sin embargo, la secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO, Sara García, asegura que la variación salarial media pactada en convenio hasta noviembre ha sido del 1,7 %, con lo que «el escaso incremento salarial se ha quedado en nada al igualarse con los precios de consumo”.

Acerca de ProfesionalesHoy 27981 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy