Jane Sun, directora de Ctrip: «La igualdad es cuestión de tiempo y esfuerzo»

Shanghái (China), 16 dic (EFE).- Jane Sun sabe lo que cuesta que la miren y reconozcan como lo que es, la única directora general de una gran empresa tecnológica (Ctrip) en toda China, un país en el que la igualdad entre hombres y mujeres todavía es una lejana utopía.

«Cuando voy a Japón, por ejemplo, estrechan la mano a los fundadores o a otros directivos y cuando me toca a mí se dan la vuelta y se van porque no se imaginan que una mujer pueda ser una alta ejecutiva», cuenta a Efe en una entrevista.

Esta es una de las incomodidades a las que tiene que enfrentarse cada día en una sociedad en la que las mujeres todavía ocupan un papel casi invisible en las cúpulas directivas y en donde aún continúan existiendo grandes trabas para la igualdad.

«La sociedad todavía tiene mucho que avanzar, pero no nos podemos dejar aplacar por los retrasos, tenemos que enfrentarnos a este gran reto y luchar con fuerza», cuenta Sun, convencida de que las empresas han de ser quienes lideren el cambio.

Según el último informe del Foro Económico Mundial (FEM) sobre la igualdad de género, China se encuentra en el puesto número 100 de 144 países debido a que la segunda potencia mundial no ha conseguido, pese a su gran progreso, especialmente económico, distribuir los beneficios de forma igualitaria.

El mismo informe señala que si China lograra mejorar la igualdad, su economía podría incrementarse en 2,5 billones de dólares.

Esta semana, Ctrip (la segunda agencia de viajes en línea más grande del mundo) celebró los quince años de su salida a bolsa en el índice Nasdaq estadounidense con varios eventos conmemorativos en la ciudad de Shanghái.

Sun llegó a la compañía en 2005 y desde entonces la ha visto crecer como la espuma: «Se ha multiplicado casi por cien su valor desde que salió a bolsa en Nasdaq» gracias a acciones como «una fuerte inversión en tecnología» y una «apuesta fuerte por la innovación».

Y también gracias a sus políticas laborales en pro de la igualdad, pues hoy la empresa cuenta con números envidiables: el 50 % son mujeres, el 40 % del equipo directivo son mujeres y también un tercio de los altos ejecutivos.

«Son mejores números incluso que en Silicon Valley. Somos muy progresistas», presume Sun.

Y no son solo números, agrega, pues hay acciones concretas como los «horarios flexibles para las madres cuando dan a luz», regalos en efectivo por cada niño nacido o ayudas al estudio, así como un reciente plan: la congelación gratuita de óvulos para las empleadas con un cierto estatus.

«Siempre es mejor tener una opción en lugar de no tenerla. Las mujeres tenemos un reloj biológico y no queremos que nuestras trabajadoras se preocupen. Queremos darles alguna flexibilidad», apunta Sun.

De entre las grandes tecnológicas del mundo, solo Apple y Facebook tienen una política similar.

El objetivo, cuenta, es convencer a las mujeres de que «no tienen que elegir entre una carrera profesional y una vida familiar, sino que las dos cosas son posibles» ya que «la emancipación económica de la mujer» es el primer paso para su igualdad.

Ella lo sabe bien. Madre de dos hijos, es consciente de lo duro de la hazaña porque «ser una buena madre y una buena esposa es ya un trabajo a tiempo completo por sí mismo y ser un buen empleado en Ctrip también, así que básicamente tienes que invertir el doble, aunque lo que obtienes a cambio también es doble», apunta.

Nombrada por la revista Forbes como una de las más influyentes y destacadas empresarias en China, Sun es consciente de que tiene entre sus manos un poderoso arma: ser ejemplo de que las dos carreras son compatibles.

«Siento una gran responsabilidad de ser un ejemplo para las siguientes generaciones, de enviarles un mensaje de que pueden tener la oportunidad de ser exitosas en el mundo de los negocios», cuenta la directiva.

En general, es la oportunidad de todas las mujeres actuales en activo, mostrar que «si pueden compaginar trabajo y vida establecerán un buen modelo para sus hijas en los años futuros».

«Es muy importante enseñarles a los niños que es difícil pero se puede llegar ahí», explica.

Sun cree también que la igualdad es responsabilidad de los propios hombres, que tienen que ser conscientes de «que tienen que hacer más en casa».

«Cuando nacieron les dijeron que tenían que esforzarse mucho en el trabajo, pero no muchos hombres son conscientes de cuánto tiempo pasan criando a sus hijos (…). En el trabajo hombres y mujeres estamos juzgados por el mismo estándar, pero en casa a las mujeres se las juzga con un estándar más alto y esto es una gran desigualdad», concluye.

Paula Escalada Medrano

Acerca de ProfesionalesHoy 27890 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy