Exministros de Economía coinciden en la necesidad de avanzar en la integración fiscal

Madrid, 18 dic (EFE).- Cuatro exministros españoles de Economía han coincidido hoy en apuntar la necesidad de avanzar en una mayor integración fiscal en la Unión Europea durante un acto en el que Elena Salgado ha reconocido que la recaída económica de 2010, cuando ella controlaba esa cartera, se podría haber evitado.

«Es imposible mantener una unión monetaria y no tener una unión fiscal», ha defendido Carlos Solchaga, exministro socialista de Economía y Hacienda, al participar en una jornada conmemorativa de los 40 años de la Constitución y los 20 del euro organizada por el Ministerio de Economía.

En su opinión del también exministro de Industria y Energía, la gestión fiscal «es la mayor prueba de cesión de soberanía», por lo que lograr una unión fiscal sería «dar el último sí a la UE».

Sin perder «la esperanza de que algún día exista una unión fiscal», Solchaga ha citado como otras asignaturas pendientes la creación del fondo de garantía de depósitos, regular los intermediarios financieros e impulsar unos mayores presupuestos europeos.

En Europa «hacemos las cosas mal y como podemos», según Solchaga, a la vista de las antiguas y actuales dificultades para avanzar en la integración, de forma que «cada paso que se da es extraordinariamente complejo», por lo que es previsible que aún queden por llegar «muchos disgustos».

Sin embargo, para el exvicepresidente segundo del gobierno Pedro Solbes, «no se puede avanzar tanto en el ámbito económico si no se logra una mayor integración política».

El también exministro socialista de Economía y Hacienda y excomisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios ha criticado en ese sentido que a nivel nacional siempre se le echen «todas las culpas a Bruselas», cuando en realidad quienes toman allí las decisiones son los representantes de los estados miembros.

En ese sentido, ha recordado que «la intención inicial de ir a una moneda única (en Europa) ya fue más política que económica».

Al respecto, la exvicepresidenta segunda del gobierno Elena Salgado ha dicho en el mismo acto que es complicado avanzar en la integración política, particularmente a raíz del resurgimiento en Europa de «liberalismos, extremismos y nacionalismos».

Por contra, sí cree que se pueda avanzar en la unión fiscal y ha apuntado que entre el 20 % del peso que tiene la tributación federal en EEUU y el menos de 1 % que supone en la UE «queda mucho terreno».

Salgado ha criticado la falta de solidaridad que se vio por parte de algunos países durante la pasada crisis y ha defendido que «así no se construye Europa».

En su opinión, es necesario «ejercer la solidaridad europea de manera más organizada y estructurada y que no dependa del político de turno», para lo que es necesaria una «pata fiscal» que permita actuar «con una sola voz y no sólo con un único BCE».

Durante su intervención, Salgado ha defendido que se podría haber evitado la recaída económica sufrida en 2010, cuando ella era vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, y con ella «mucho sufrimiento».

Se habría evitado esa recaída, ha dicho, si no se hubieran retirado de forma acelerada muchos estímulos, se hubiera calculado bien el efecto de las medidas de austeridad sobre el crecimiento, las pruebas de estrés a los bancos hubieran sido más creíbles y se hubiera pensado en capitalizar las entidades en lugar de crear un banco malo.

El vicepresidente del Banco Central Europeo Luis de Guindos también ha considerado que se debe impulsar la «pata fiscal» de la unión económica y ha citado otros retos como seguir saneando el sistema bancario.

Para el también exministro de Economía, Industria y Competitividad resulta curioso que no haya habido fusiones entre bancos europeos, lo que da muestra de que «sigue habiendo importantes divergencias nacionales».

A su juicio, sería conveniente «disponer de un embrión fiscal» que permita actuar forma anticíclica ante problemas puntuales de cada país, lo que sería «un primer paso», aunque coincide en que para ello se requiere una «voluntad política».

Aunque la Unión Monetaria «tenía problemas de diseño iniciales», De Guindos cree que ha habido avances y ahora Europa está «mejor preparada para una futura crisis», aunque «hay cuestiones pendientes y hay que tomar más medidas para hacer frente a potenciales riesgos».

La actual ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha anunciado durante la jornada la emisión de una moneda conmemorativa de plata que refleja la imagen de uno de los leones que custodian el Congreso y por otra cara el perfil de Felipe VI.

Acerca de ProfesionalesHoy 27564 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy