El BoJ mantiene su política monetaria para continuar los estímulos frente a los riesgos

Tokio, 20 dic (EFE).- El Banco de Japón (BoJ) decidió mantener hoy su política monetaria, sustentada en tipos de interés ultra bajos y un cuantioso programa de compra de activos, en un momento marcado por una persistente inflación baja e incertidumbre global.

Al término este jueves de su reunión mensual de dos días, la junta de política monetaria del banco central japonés decidió por mayoría (7-2) mantener los tipos de interés a corto plazo al -0,1 % y su cuantioso programa de compra de bonos estatales para mantener su rendimiento en torno al 0 % a largo plazo.

La entidad seguirá así con la adquisición de bonos por valor de unos 80 billones de yenes anuales (625.087 millones de euros/711.335 millones de dólares), aunque ajustará el ritmo de compra «de forma flexible» según las condiciones de mercado, dijo en un comunicado.

El BoJ aspira a situar la inflación en un 2 % interanual, pero se ha visto obligado a posponer esta meta de forma indefinida y activar medidas adicionales de estímulo por la caída de los precios del crudo, la ralentización global y la debilidad del consumo doméstico.

La entidad considera que la economía nipona «seguirá su expansión moderada» y cree que la demanda nacional «seguirá una tendencia al alza».

El banco central japonés también mencionó en su informe los riegos que afronta la tercera economía del mundo, entre los que citó «las políticas macroeconómicas de Estados Unidos y su impacto en los mercados financiero globales, las consecuencias del proteccionismo y las negociaciones» sobre el brexit.

La entidad se refirió además al aumento del IVA del 8 % al 10 % a partir del 1 de octubre de 2019 que, aunque necesario para cubrir los crecientes costes de la seguridad social nipona, podría afectar al consumo privado en el país asiático, como ya ocurrió con la subida acometida en abril de 2014.

El Gobierno nipón está preparando medidas de estímulo para evitar tal escenario, mientras el BoJ reafirmó hoy su compromiso de mantener sus medidas de ultraflexibilización «un período prolongado de tiempo», mientras tiene en cuenta la «incertidumbre en la actividad económica y los precios» ligada al alza del gravamen.

La decisión del BoJ de mantener inalterada su política monetaria lo mantiene en un camino divergente con respecto a otros bancos centrales de peso que están dando marcha atrás a las medidas que pusieron en marcha a raíz de la crisis financiera de 2008, entre ellos el Banco Central Europeo o la Reserva Federal estadounidense.

Acerca de ProfesionalesHoy 28752 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy