La inflación en China sube un 2,1 % en 2018 pero no llega al objetivo del 3 %

Pekín, 10 ene (EFE).- China finalizó 2018 con una tasa de inflación del 2,1 %, lo que, pese a un avance de 0,5 puntos porcentuales con respecto al año anterior, supone que no alcanzó el objetivo fijado por el Gobierno del 3 %, según muestran los datos anunciados hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

Por su parte, el dato anual del índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista, bajó desde el 6,3 % de 2017 -año en el que acabó con cinco ejercicios consecutivos de deflación- hasta el 3,5 %.

El desglose del índice de precios al consumidor (IPC), principal indicador de la inflación en China, muestra subidas de precios en 2018 en productos como el combustible para vehículos y la carne de cordero, ambos con un 12,6 %, seguidos de cerca por los huevos (12 %).

Mientras tanto, los precios de uno de los productos más requeridos en China, la carne de cerdo -el país asiático es el principal productor y consumidor del mundo-, cayeron un 8,1 % con respecto a los de 2017, afectados por la epidemia de peste porcina africana, que se ha extendido a buena parte de las provincias chinas y ha causado la muerte de cientos de miles de animales.

Aunque la categoría de transporte y comunicación se apreció un 1,7 %, algunos de sus componentes protagonizaron tres de las principales bajadas de precios: transporte (1,5 %), herramientas de comunicación (1,9 %) y servicios de comunicación (1,2 %).

En la inflación mayorista destacan los avances en los precios de la industria de extracción de petróleo y gas (24,3 %), industrias de procesamiento de petróleo, carbón y otros combustibles (16 %) y materiales de construcción (10,5 %).

Mientras tanto, en la parte de la deflación se encuentran sectores como la manufactura de ordenadores, comunicaciones y otros equipos electrónicos, con una caída del 1,4 %, mayor que la de producción y suministro de electricidad y calefacción (1 %) y productos agrícolas y suplementarios (0,4 %).

Según Julian Evans-Pritchard, analista de la consultora Capital Economics, la cifra anual, “muy por debajo” del objetivo del 3 %, no debe suponer “un obstáculo para una mayor relajación (de la política) monetaria”.

Asimismo, el experto apunta a que “la desaceleración de la inflación es la última señal de que la demanda doméstica se está enfriando”.

Acerca de la inflación mayorista, Evans-Pritchard considera que la marcada desaceleración del IPP “reforzará la postura del banco central de hacer más para aliviar la presión financiera sobre las empresas industriales mediante recortes en los tipos de interés referenciales para préstamos”.

De hecho, el economista asegura que este registro hace que el IPP “esté a punto de volver al territorio de la deflación”.

Aparte de los acumulados anuales, la ONE hizo públicos los datos de diciembre, que muestran que el IPC aumentó un 1,9 % interanual, tres décimas menos que en noviembre (2,2 %), dato que supone la menor subida desde febrero de 2018 (1,5 %).

En el desglose por categorías, la alimentaria vuelve a situarse como una de las principales impulsoras de la inflación, con una subida del 2,5 % interanual en diciembre.

En ese sector destaca el ascenso de los precios de la carne de cordero (12,2 %), la fruta (9,4 %) y la ternera (6,6 %).

Por su parte, la carne de cerdo continuó sumiéndose en la deflación, ya que sus precios bajaron un 1,5 % interanual en diciembre.

Los productos no alimentarios experimentaron en el mismo periodo una apreciación del 1,7 %, menor que la del 2,1 % de noviembre, ya que los precios de transporte y comunicación descendieron un 0,7 %.

Los mayores avances de precios de esta categoría fueron la medicina tradicional china (6,4 %), los servicios familiares (6,1 %) y la medicina occidental (5,2 %).

Los servicios sanitarios, pues, fueron los que más subieron (2,5 %), seguidos de los de educación (2,3 %) y los de vivienda (2,2 %).

Por otra parte, el IPP se desplomó en diciembre hasta su lectura más baja del año (0,9 %) en lo que también supuso el sexto mes consecutivo de caídas de este indicador y su menor avance desde septiembre de 2016.

De los 40 sectores industriales analizados, 12 experimentaron subidas de precios, 5 se mantuvieron en el mismo nivel y 23 bajaron.

La mayor caída la registraron los precios de la fundición y laminado de metales ferrosos, del 2,7 %, mientras que el principal avance fue el de los materiales de construcción (7,9 %).

Acerca de ProfesionalesHoy 23734 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy