Miles de personas protestan en Hungría contra la nueva legislación laboral

Budapest, 19 ene (EFE).- Miles de personas se manifestaron este sábado en unas 60 ciudades de Hungría, sobre todo en Budapest, para protestar contra una reciente y polémica reforma laboral, adoptada por el Gobierno conservador nacionalista.

Las marchas son una reacción a la negativa del ejecutivo, liderado por el primer ministro, Viktor Orbán, de responder a un ultimátum de los sindicatos planteado a inicios del mes para renegociar la legislación laboral, que amplía notablemente el número horas extra para los empleados del país.

El destino de los manifestantes en Budapest era la plaza Várkert Bazár, a orillas del Danubio, donde los dirigentes sindicales leyeron una carta al Gobierno en la que tacharon de «ley de la esclavitud» la actual legislación, aprobada en diciembre pasado, informó el portal de noticias Index.hu.

La polémica normativa eleva de 250 a 400 el número de horas extra anuales, lo que supone para algunos empleados trabajar seis días a la semana, y, además, permite a las empresas aplazar un máximo de tres años el pago de ese tiempo extra trabajado.

En su carta, los sindicatos exigen modificar la ley, pero también reducir las desigualdades regionales y las existentes entre salarios de mujeres y hombres, reformar la normativa de huelgas, mejorar las opciones de jubilación anticipada e iniciar un diálogo eficaz con los representantes de los trabajadores.

Pero la protesta no se limitó al sector sindical sino que también contó con una importante participación de estudiantes y jóvenes descontentos con la política del ultranacionalista Orbán.

Estos consideran las medidas impulsadas por el primer ministro como nacionalistas, represoras y xenófobas.

También se unieron a la protesta varios partidos de la oposición, el socialista MSZP, la coalición democrática DK, el partido juvenil Momentum, y el ultranacionalista Jobbik, la segunda fuerza en el Parlamento tras el Fisdez.

Uno de los momentos estrella de la manifestación en Budapest fue la intervención del joven cantante de hiphop Áron Molnár, conocido por sus vídeos musicales con el grupo NoÁr a favor de la aceptación de los inmigrantes y contra el nacionalismo, el principal enfoque de las políticas de Orbán y el gobernante partido conservador Fidesz.

Otro discurso aplaudido fue el de Blanka Nagy, una estudiante de 18 años que fue atacada días atrás por los medios de comunicación gubernamentales por sus malas notas y por sus críticas al Gobierno.

Si bien, la afluencia a la manifestación en Budapest fue menor que el viernes pasado, parece haber aumentado la importancia de las protestas en otras ciudades y regiones rurales de Hungría.

Los sindicatos han prometido continuar las protestas, que incluso podrían desembocar en una huelga general en las próximas semanas o meses, si el Gobierno no da su brazo a torcer.

Acerca de ProfesionalesHoy 26047 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy