Bankia gana un 39 % más en 2018 pero aplaza el reparto del dividendo «extra»

Madrid, 28 ene (EFE).- Bankia ganó 703 millones de euros en 2018, un 39 % más que un año antes, cuando sus cuentas se vieron afectadas por los costes de la integración de BMN, y cumplió con los objetivos de su plan estratégico, incluido la mejora de la solvencia.

Aún así, a pesar de que la entidad abrió la puerta hace un año a repartir un dividendo extraordinario con ese exceso de capital, lo que supondría un importante retorno para el Estado de las ayudas públicas, Bankia aplaza ahora la decisión sobre ese abono.

«Necesitamos claridad sobre los requerimientos de capital del regulador sobre este año y el próximo» antes de tomar una decisión, explicó el presidente del banco, José Ignacio Goirigolzarri, en la rueda de prensa de presentación de resultados.

El beneficio recurrente de Bankia fue de 788 millones en 2018, un 3,4 % menos que un año antes, y el banco ha acelerado la captura de sinergias por su integración con BMN, «en tiempo récord», hasta 130 millones, frente a los 66 millones previstos.

Gracias a la venta de la activos improductivos, incluida una cartera a Lonestar por la que tuvo que provisionar 85 millones y le hizo registrar 40 millones de pérdidas en el cuarto trimestre, el saldo se redujo en 6.000 millones en 2018, hasta 10.900 millones.

La tasa de morosidad bajó al 6,5 % y Bankia prevé que al cierre de 2019 se sitúe por debajo del 5 % y en el 4 % a finales de 2020.

Sobre las supuestas escuchas de BBVA a políticos, empresarios y periodistas, Goirigolzarri ha asegurado que ni él, que fue consejero delegado de la entidad, ni su mano derecha, José Sevilla, antiguo directivo de BBVA, supieron nada de ello ni participaron.

«Nunca juzgo a personas ni para lo bueno ni para lo malo», ha añadido para declinar dar su opinión sobre el expresidente de BBVA Francisco González, su antiguo jefe y máximo ejecutivo de la entidad cuando se contrataron los servicios del excomisario Villarejo.

Tampoco ha querido dar consejos a la que fue su antigua casa, pero mostró su confianza de que BBVA trabaja con la máxima diligencia para esclarecer lo sucedido y rechazó emprender acciones legales al no tener constancia de que haya sido espiado.

Los escándalos, ha admitido, afectan a la imagen del sector y, aunque ha recordado que la banca nunca ha tenido una enorme reputación, cree que ésta ha mejorado y ahora queda trasladar a la sociedad la utilidad de las entidades.

Ve la luz al final del túnel en 2019, aunque se haya alejado la subida de tipos de interés y se muestra «optimista» ante la posibilidad de que el mercado trate mejor las acciones bancarias, lo que allanaría el camino para retomar la privatización de Bankia.

Descarta participar en fusiones porque el plan de Bankia sigue siendo continuar en solitario. «No hay ninguna operación ni encima de la mesa ni sobrevolando la mesa», ha dicho, antes de insistir en su idea de que Bankia es un buen activo para cualquier competidor.

Bankia, que en 2018 retomó la financiación al sector promotor al que prestó 400 millones, cree que en 2019 puede llegar a concederle unos 1.000 millones, aunque «no estamos a nada cercano a lo que podamos llamar una burbuja inmobiliaria».

En cuanto a los márgenes, el de intereses se elevó un 5,5 %, hasta 2.049 millones, aunque si incluyera a BMN habría caído un 9,6 %; el bruto creció un 11,3 % (cae un 6,3 % con BMN), hasta 3.368 millones y el neto alcanzó los 1.498 millones, un 1,4 % más o el 9,1 % menos con BMN.

Acerca de ProfesionalesHoy 27939 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy