La CE rebaja su previsión de crecimiento ante la desaceleración en los países del euro

Bruselas, 7 feb (EFE).- La Comisión Europea (CE) rebajó hoy seis décimas su previsión de crecimiento en la eurozona durante 2019, hasta el 1,3 %, en un contexto marcado por la desaceleración en grandes economías del espacio de la moneda única, como Alemania e Italia.

Las previsiones macroeconómicas de invierno del Ejecutivo comunitario también reducen sus estimaciones para el conjunto de la Unión Europea (UE) este año, hasta el 1,5 %, mientras que para 2020 se esperan mejores cifras que durante 2019 tanto en los diecinueve países que comparten la moneda única (1,6 %) como en los Veintiocho (1,7 %).

En sus estimaciones de otoño, publicadas en noviembre, la CE anticipaba que la economía del área del euro crecería un 1,9 % este año y un 1,7 % el siguiente, en tanto que la de la UE se expandiría un 1,9 % en 2019 y un 1,8 % en 2020.

Este jueves, Bruselas revisó a la baja, asimismo, el crecimiento económico durante 2018 de la eurozona y del conjunto de la Unión (dos décimas menos frente a la estimación de noviembre, hasta el 1,9 %).

La CE explicó que en la segunda mitad del año pasado la actividad económica se moderó por un menor crecimiento del comercio global, porque «la incertidumbre debilitó la confianza» y porque algunos Estados miembros se vieron afectados «por factores internos temporales».

«No se debe esconder tampoco que esta desaceleración en el segundo semestre de 2018 no se debe en exclusiva a causas externas, sino que también se explica por factores internos en las grandes economías de la eurozona», declaró el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, durante la rueda de prensa de presentación de las previsiones.

Entre las motivos dentro del área del euro, citó la «desaceleración marcada» en la producción de automóviles en Alemania o las tensiones sociales en Francia, donde el movimiento de los «chalecos amarillos» ha organizado numerosas manifestaciones durante los últimos meses.

Moscovici también destacó la «fuerte incertidumbre» sobre la política presupuestaria en Italia, país que protagonizó un enfrentamiento con la Comisión Europea en 2018 por el deseo de Roma de elevar su déficit público hasta el 2,4 % en 2019.

Sin embargo, en diciembre, el Gobierno italiano alcanzó un acuerdo con Bruselas y evitó la imposición de sanciones, después de que Italia rebajara su previsión de déficit al 2,04 % del producto interior bruto.

«Sin el acuerdo presupuestario logrado en diciembre, la situación probablemente habría sido peor y podría decir que incluso mucho peor», comentó el comisario.

Así, el Ejecutivo de la UE redujo la estimación de crecimiento durante 2019 en Alemania (del 1,8 % en la previsión de noviembre al 1,1 % en la de febrero), Italia (del 1,2 % al 0,2 %) y Holanda (del 2,4 % al 1,7 %).

El pasado 30 de enero, Alemania rebajó su propia perspectiva de incremento del PIB hasta el 1 % durante este año, ocho décimas menos de lo inicialmente previsto, ante las tensiones comerciales globales y la posibilidad de un «brexit» duro.

Mientras tanto, Italia entró en recesión técnica tras anotar una caída del producto interior bruto del 0,2 % en el último trimestre de 2018 y del 0,1 % entre julio y septiembre de ese mismo año.

Bruselas anticipa, por otro lado, que el PIB francés también crecerá este ejercicio a un menor ritmo (1,3 %) y lo mismo sucederá con el español (2,1 %).

En 2020, entre los grandes países del euro liderará el crecimiento España (1,9 %), seguido de Alemania y Holanda (1,7 %), Francia (1,5 %) e Italia (0,8 %).

Como causa de esta rebaja, Bruselas destacó factores externos como las tensiones comerciales y la ralentización en mercados emergentes, sobre todo China.

La CE apuntó, además, que la salida del Reino Unido de la Unión sigue siendo «una fuente de incertidumbre».

Según declaró en un comunicado el vicepresidente de la Comisión para el Euro, Valdis Dombrovskis, «ser conscientes» de los riesgos «supone la mitad del trabajo».

«La otra mitad es escoger la combinación adecuada de políticas, como facilitar la inversión, redoblar los esfuerzos para llevar a cabo reformas estructurales y perseguir políticas fiscales prudentes», recalcó.

De todas formas, Bruselas indicó que la economía europea se seguirá beneficiando de «mejores condiciones del mercado laboral, condiciones de financiación favorables y unas políticas presupuestarias ligeramente expansivas».

Por lo que a la inflación se refiere, la CE espera que se sitúe en la eurozona en el 1,4 % este año y en el 1,5 % el siguiente, mientras que en los Veintiocho será del 1,6 % en 2019 y del 1,8 % en 2020, ante la previsión de unos menores precios del petróleo.

Acerca de ProfesionalesHoy 26106 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy