España pierde 93.400 empleos en un primer trimestre menos malo que el de 2018

Madrid, 25 abr (EFE).- El mercado laboral perdió 93.400 ocupados en el primer trimestre del año, habitualmente negativo para el empleo, descenso que ha sido inferior al registrado en 2018, pese a que la Semana Santa de este año no ha contribuido al incremento de las contrataciones.

La Encuesta de Población Activa (EPA), publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), muestra que en el último año la ocupación aumentó en casi 600.000 personas, marcando así el mayor incremento registrado desde el primer trimestre de 2007.

Pese a ello, el número de ocupados se situó en los 19.471.100, perdiendo los 19,5 millones en los que se había situado en la segunda mitad del año pasado y que no se había alcanzado desde 2006.

El número de desempleados aumentó 49.900 personas y se situó en los 3.354.200 parados, lo que elevó 25 centésimas la tasa de paro, hasta el 14,7 %, mientras que la población activa disminuyó en 43.500 personas.

En el último año, el incremento del empleo (596.900 personas) ha sido mayor que el descenso del desempleo (441.900 personas) debido a que la población activa ha aumentado en 155.100 personas.

A diferencia del primer trimestre de 2018, este año el mercado laboral no se ha beneficiado de los efectos de la Semana Santa, al celebrarse íntegramente en abril, y, pese a ello, se ha moderado la destrucción de empleo en ese periodo, frente a 124.200 ocupados menos que hubo el año pasado.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha considerado «muy positiva» la evolución de la creación de empleo en este periodo, con una tasa de crecimiento interanual del 3,2 %, la mayor de los tres últimos años.

Volviendo a los datos, la destrucción de empleo del primer trimestre se ha centrado en el sector servicios (109.200 ocupados menos), frente a las aportaciones positivas o nulas del resto y, por tipo de contrato, entre los trabajadores a tiempo completo, ya que aumentó el empleo parcial hasta marcar máximo de la serie histórica y elevar la tasa de parcialidad al 14,9 %.

El número de autónomos creció en 1.600 personas pese al descenso de 9.300 empleadores, mientras que el de asalariados se redujo en 95.800, lastrados por los temporales (185.800), ya que aumentaron los indefinidos hasta su máximo histórico, reduciendo casi un punto la tasa de temporalidad (al 25,88 %).

El empleo en el sector privado disminuyó en 96.100 personas y el empleo público aumentó en 2.600 personas, hasta 3,2 millones, marcando así la mayor cifra desde finales de 2011.

Respecto al desempleo, el incremento se centró en los servicios (69.800 desempleados más), seguido ya de lejos por la industria y la construcción, y la aportación nula de la agricultura, en tanto que se recortó entre los que buscan su primer empleo y los parados de larga duración, hasta marcar con 1,3 millones de personas el mínimo en diez años.

En función del sexo, el incremento del paro tuvo rostro de mujer, ya que se registraron 53.600 desempleadas más y 3.700 desempleados menos, lo que dejó la tasa de paro femenina (16,74 %) casi cuatro puntos por encima de la masculina.

Por edad, el descenso del paro se dio entre los mayores de 55 años, mientras que aumentó entre el resto de edades y, principalmente, en los menores de 25 años (5.900).

Los sindicatos han alertado hoy de la precarización del mercado laboral y han avisado al nuevo Gobierno que salga de las urnas de que no será posible atajarla sin revertir los efectos más perniciosos de la reforma laboral.

UGT ha pedido una apuesta por los factores que permitan crecer de forma sostenible y por orientar las políticas económicas, sociales y de empleo hacia la reducción de las desigualdades, con empleos de calidad y salarios dignos.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha calificado de «disparatada» la tasa de paro y ha pedido medidas que impulsen la creación de empleo y reviertan la precarización.

Acerca de ProfesionalesHoy 26118 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy