África se lanza a la creación de la mayor zona de libre comercio del mundo

Nairobi, 30 may (EFE).- El Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano (AfCFTA) entró hoy finalmente en vigor, un importante logro político que impulsa la integración de África y supone un primer paso para crear la zona sin trabas comerciales más grande del mundo.

«¡Hito histórico!», proclamó el comisario de Comercio e Industria de la Comisión de la Unión Africana (UA), el zambiano Albert Muchanga, al confirmar en su cuenta de Twitter que el acuerdo «ha entrado hoy en vigor».

«Celebramos el triunfo del compromiso valiente, pragmático y continental con la integración económica», subrayó un eufórico Muchanga.

El acuerdo busca establecer la mayor área de libre comercio del mundo desde la fundación de la Organización Mundial del Comercio en 1995, con 1.200 millones de consumidores y un producto interior bruto conjunto de unos 3,4 billones de dólares.

El comisario precisó que la fase operacional del AfCFTA se activará este 7 de julio durante una cumbre extraordinaria de los jefes de Estado de la UA que se celebrará en Niamey, la capital de Níger, y será el punto de partida de «un viaje de transformación para garantizar la prosperidad inclusiva» en el continente.

La entrada en vigor se alcanzó tras cumplirse el requisito legal de que un mínimo de 22 países ratificara el tratado, si bien ese número asciende ya a 24 tras sumarse Burkina Faso a última hora del jueves.

En ese club figuran, de momento, algunas de las economías más potentes de África, como Egipto, Sudáfrica, Etiopía o Kenia.

«Nosotros seguimos el legado de nuestros antepasados que nos dieron la liberación política para legar la integración económica del continente», afirmó el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, cuyo país fue, junto a Ghana, el primero en ratificar el tratado.

«Debemos encontrar la forma de que todos salgamos ganando. Queremos la unión de África para el beneficio mutuo de todos los países», remarcó Kenyatta en Nairobi.

Hasta la fecha, 52 de los 55 Estados miembros de la Unión Africana han firmado el AfCFTA, que cobró forma el 21 de marzo de 2018 en una cumbre de la UA en Kigali, tras adoptarse en 2012 la decisión de formar una zona continental de libre comercio.

Sólo tres países siguen sin rubricar el acuerdo: Nigeria (la mayor economía africana, inmersa en consultas nacionales para tomar una decisión y bajo presión de la industria manufacturera y los sindicatos), Eritrea y Benín.

Frente al auge actual del proteccionismo que pregonan mandatarios como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, África aspira a implantar en varias fases un mercado único de productos y servicios para 55 países con libre movimiento de mercancías, personas e inversiones, al estilo del que funciona en la Unión Europea.

«Es sólo el principio. Después, tenemos que movernos hacia la unión aduanera, el mercado común, la unión monetaria y la comunidad económica», declaró a Efe esta semana Muchanga, al advertir de que son «etapas muy diferentes» que llevarán «muchos años».

«La historia de la fragmentación en África no nos ha hecho ningún bien. Otros actores pueden entender que ya no necesitan avanzar hacia la cooperación multilateral, pero para África es de una importancia capital», argumentó, con contundencia, el comisario.

Por lo pronto, el AfCFTA podría, entre otros beneficios, aumentar el comercio interior africano en más de un 50 % para 2022, según la Comisión Económica de la ONU para África (UNECA), lo que acarrearía más crecimiento económico, inversiones foráneas e industrialización.

Sin embargo, la aplicación del acuerdo no se presenta nada fácil, debido a la enorme heterogeneidad de los países del continente, la falta de infraestructuras o la necesidad de consensuar todavía, por ejemplo, los productos que quedarán exentos de aranceles, habida cuenta de que se quiere eliminar el 90 % de esas tarifas.

Y también «habrá ganadores y perdedores en la implementación del tratado», dijo a Efe la directora ejecutiva del Centro de Derecho Mercantil (Tralac), la sudafricana Trudi Hartzenberg, pues parten con ventaja los países con industrias manufactureras más avanzadas.

En cualquier caso, como recalcó hoy el economista jefe del Banco Africano de Exportaciones e Importaciones (Afreximbank), Hippolyte Fofack, la entrada en vigor del AfCFTA es ya «un gran paso en la larga marcha hacia la integración» de África.

Pedro Alonso

Acerca de ProfesionalesHoy 26601 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy