El IEE urge bajar el Impuesto de Sociedades y la imposición patrimonial

Madrid, 14 oct (EFE).- El Instituto de Estudios Económicos (IEE) ve prioritario bajar el tipo nominal del Impuesto de Sociedades, actualmente entre el 25 % y el 30 %, así como toda la imposición patrimonial, y advierte de que la presión fiscal «normativa» en España es «muy gravosa».

El IEE ha difundido este lunes el informe «Índice de Competitividad Fiscal 2019» elaborado por Tax Foundation que coincide en que España se encuentra en el puesto 23 de 36 países desarrollados en cuanto a la estructura de su sistema tributario.

Según este indicador, Estonia, Nueva Zelanda, Letonia o Lituania son los países con un mejor diseño de su fiscalidad en contraposición con Francia, Polonia, Italia, Portugal y Chile, que ocupan el final de la lista.

La elevada puntuación de Estonia se explica porque el tipo impositivo de Sociedades del 20 % se aplica solamente sobre los beneficios distribuidos y porque tiene un IVA «plano» del 20 % al igual que el IRPF, que deja fuera de la tributación los ingresos obtenidos por dividendos.

El director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Gregorio Izquierdo, ha incido en que la presión fiscal debe analizarse no solo desde el punto de vista recaudatorio sino desde el punto de vista normativo, ya que en España la economía sumergida es un elemento «distorsionador».

El nivel de renta español es inferior al de países del entorno por lo que -según Izquierdo- no se puede medir bien la carga fiscal en comparación con otras regiones de Europa.

De hecho, según el indicador de presión fiscal normativa que ha publicado también hoy el IEE, España tiene una carga un 8 % superior a la de la UE, y en el Impuesto de Sociedades sería un 16 % superior.

«Lo que procedería en España es bajar los impuestos», ha afirmado el director general del IEE, que ha considerado que el país ganaría en competitividad con un sistema tributario como el de Estonia o Lituania, no como el de Francia.

Los dos impuestos que empeoran en su opinión el esfuerzo fiscal son el de Sociedades (cuyo tipo nominal debería bajar del 25 % y del 30 % para la banca y las empresas de hidrocarburos), y el impuesto al patrimonio, sucesiones y donaciones, que inciden en la transmisión de las empresas familiares.

Izquierdo ha negado que los tipos efectivos que pagan las grandes empresas sean bajos y ha dicho que los indicadores que elabora la Agencia Tributaria son «erróneos» porque comparan dos magnitudes diferentes.

«Antes hay que converger en nivel de renta y no en presión fiscal recaudatoria», ha dicho a la hora de analizar el esfuerzo tributario de un país.

El indicador del IEE señala que España tiene una presión fiscal normativa de 108,1 puntos, superior a los 100 puntos que marca la media de la UE, y ha alertado de que el problema se hubiera intensificado si se hubieran puesto en marcha algunas medidas tributarias contenidas en los Presupuestos Generales del Estado de 2019, como un tipo mínimo del 15 % o del 18 % en Sociedades, el impuesto de transacciones financieras, o la equiparación del precio del diésel al de la gasolina.

El estudio de Tax Foundation añade incluso que el «bloqueo político» ha contribuido a un mejor clima impositivo en España en la medida en que ha retrasado la introducción de medidas «negativas para la competitividad fiscal».

«En una escala de uno a diez, siendo 10 la situación mejor de competitividad fiscal, España tiene una calificación media de 6, muy alejado de los países con mejores prácticas como Estonia, que puntúa con un 10», ha dicho el Presidente de la Tax Foundation, Scott Hodge, quien ha sugerido que se modifiquen las deducciones del Impuesto de Sociedades y se baje este gravamen.

Ha aconsejado también establecer un tipo de IVA único y que se reestructuren los impuestos a la propiedad y el patrimonio ya que -en su opinión- no generan grandes recaudaciones pero sí distorsionan el ahorro y la transmisión de activos empresariales. EFE

Acerca de ProfesionalesHoy 28293 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy