La reunión financiera de la APEC mira de reojo un posible acuerdo comercial entre EE.UU. y China

Santiago de Chile, 15 oct (EFE).- La reunión de ministros de Finanzas del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) culminó este martes en Santiago con una declaración conjunta a la que sobrevoló en todo momento la posibilidad de un acuerdo entre Estados Unidos y China para poner fin a la guerra comercial.

Una situación externa a las decisiones del APEC, pero que se mira de reojo por parte de los miembros del foro, del que forman parte las dos grandes potencias mundiales, y a la que se refirió el ministro de Hacienda chileno, Felipe Larraín, como anfitrión en la clausura del evento realizado en Santiago.

El ministro indicó que, a tenor de las expectativas de los organismos internacionales -hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI) informó de un receso en el crecimiento mundial hasta un ritmo del 3 % en 2019-, la situación del 2020 dependerá «de forma significativa» del devenir de las relaciones comerciales entre EE.UU. y China.

«La posibilidad de que el mundo crezca en forma significativa, de que el 2020 sea significativamente mejor que el año 2019 depende de lograr una resolución a la disputa comercial», afirmó Larraín.

En ese sentido, aplaudió la disposición de los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y China, Xi Jinping, de limar asperezas y rubricar un acuerdo, que podría realizarse en Santiago en el marco de la cumbre de líderes de las 21 economías APEC los próximos 16 y 17 de noviembre.

«Cuando estamos discutiendo la salud de la economía mundial en perspectivas es indudable que la perspectiva de un acuerdo comercial entre las dos principales potencias del mundo es sin duda de gran importancia para el futuro», remarcó el titular de Hacienda chileno.

Asimismo, Larraín señaló que las potencias de Asia-Pacífico no abogan por un tregua sino por un acuerdo completo «lo más profundo posible».

Sin embargo, dejó claro que la reunión financiera del foro no solo versó sobre este acuerdo EE.UU.-China, ya que se ahondó en diversos aspectos de las economías de cara al futuro, en los que se hicieron avances significativos que deberán rubricar los líderes el próximo mes en la capital chilena.

Entre ellos se destacó el apartado de financiación a las actividades de medioambiente, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) a través de la creciente demanda de instrumentos financieros con trasfondo ambiental.

Larraín puso el ejemplo de las emisiones estatales de bonos verdes, que incluyen en la inversión componentes ESG.

«Esa demanda creciente viene de que los mismos fondos de inversión establecen dentro de los reglamentos de una inversión reservar una parte de los activos para invertir en este tipo de bonos», indicó.

El titular de Hacienda chileno puntualizó en que estos instrumentos financieros tienen un doble sentido: «Podemos cumplir con nuestros compromisos medioambientales y podemos a la vez obtener mejores condiciones».

Otro de los temas abordados por los ministros fue el manejo de riesgo de los desastres naturales y cómo las economías APEC pueden prever y ayudarse en caso de que sucedan estos eventos en cualquiera de los países del foro.

«Las economías de APEC no están inmunes a los desastres naturales, más aún, podemos decir que si algo ha pasado como consecuencia del cambio climático es que tenemos desastres naturales más intensos y frecuentes», dijo Larraín.

Y añadió que para mitigar los efectos la idea es implementar políticas como los bonos catastróficos por conjuntos de países, que permiten realizar un «pool de riesgos», una iniciativa que reduce la tasa de interés y reparte el riesgo.

En el plano tecnológico, Larraín sostuvo que la economía digital ofrece «tremendas oportunidades» a la economías del APEC de cara a la democratización de los mercados financieros y su acceso e inclusión, pero matizó la importancia de establecer una regulación actualizada para la economía digital.

Este mismo ámbito también fue visto por los ministros como una oportunidad de transformación de la integración en la región Asia-Pacífico a través de la inclusión financiera.

«Es el término global que incluye tres elementos o pilares: la educación financiera; la protección del consumidor financiero y el acceso de las personas a los mercados y servicios financieros», indicó.

Sobre este punto, Larraín puntualizó que se mantuvo una discusión «muy positiva» con los miembros de ABAC (Consejo de Consulta de Negocios de APEC) que representarán a las economías privadas en la cumbre de noviembre.

Las economías que integran el APEC son Australia, Brunéi Darussalam, Canadá, Chile, China; Hong Kong, China, Indonesia, Japón, Corea del Sur, Malasia, México, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Perú, Filipinas, Rusia, Singapur, China Taipéi, Tailandia, Estados Unidos y Vietnam.

Alberto Peña

Acerca de ProfesionalesHoy 28369 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy