Endesa solicita cierre de las centrales de carbón de As Pontes y Carboneras

Madrid, 27 dic (EFE).- El grupo energético Endesa, participado por la compañía italiana Enel, ha presentado hoy la solicitud formal de cierre de las centrales térmicas de carbón importado de As Pontes (La Coruña) y Carboneras (Almería), ha informado hoy la empresa.

Endesa garantizará los puestos de trabajo de los empleados de las dos plantas -los 174 de As Pontes y los 113 de Carboneras- mediante un proceso de recolocación, medidas formativas y su participación en las tareas de desmantelamiento.

La eléctrica asegura que la «profunda modificación» de las condiciones de mercado por el encarecimiento de los derechos de emisión de CO2 y la caída «significativa» del precio del gas han reducido la competitividad de esas plantas, sin que existan perspectivas de mejora en el futuro.

Endesa ya había adelantado en septiembre a los mercados y a los agentes sociales la decisión de cesar la actividad en esas dos centrales.

Desde ese momento, la compañía ha analizado algunas alternativas para mantener las plantas en funcionamiento mediante el uso de biomasa, pero los resultados no han sido satisfactorios ni desde un punto de vista técnico y ambiental ni económicamente, lo que las hace inviables.

Todo ello ha llevado a Endesa a presentar la solicitud de cierre, aunque la empresa se reserva el derecho de desistir de esa petición -en conjunto o parcialmente- si cambiaran los resultados en las pruebas adicionales de combustión que se van a realizar en los próximos meses.

Según la compañía, antes de presentar la solicitud de cierre ha informado al Gobierno, a las autoridades autonómicas de Galicia y Andalucía y a los municipios afectados.

Al igual que hizo en los casos de las centrales de Compostilla (León) y Andorra (Teruel), Endesa ha presentado sendos proyectos para atenuar su impacto -Plan Futur-e, cuyo objetivo es promover la actividad económica y la creación de empleo en las zonas afectadas.

En el marco de estos planes Futur-e, la compañía se compromete a mantener los puestos de trabajo de las dos centrales.

En concreto, se abrirán procesos de recolocación y ya se ha iniciado medidas formativas para mejorar su capacitación técnica.

Los empleados se tendrán en cuenta para las labores de desmantelamiento de las centrales, y la futura operación y mantenimiento de los nuevos parques renovables.

Endesa calcula que las tareas de desmantelamiento de As Pontes durarán unos cuatro años, más las tareas previas, que generarán en torno a 130 empleos directos, con puntas de trabajo de hasta 200 personas.

En Carboneras, las labores de desmantelamiento se prolongarán durante tres años, tras 18 meses de trabajos de preparación que generarán 110 empleos directos con picos de 160.

Los planes Futur-e incluyen inversiones en proyectos de energías renovables. En concreto, Endesa se propone desarrollar hasta 1.505 megavatios de nueva capacidad eólica en Galicia entre 2020 y 2026, con una inversión de 1.581 millones de euros y la creación de más de 1.250 empleos de media anual durante la fase de construcción (seis años) y 125 en la fase de operación (25 años).

De esta capacidad ya está confirmada la conexión de 165 megavatios, con una inversión de 173 millones y la creación de 825 empleos directos en la construcción.

En cuanto a Carboneras, Endesa tiene interés en construir más de 1.520 megavatios a través de parques eólicos y solares fotovoltaicos, con una inversión estimada de más de 1.200 millones y la creación prevista de 700 empleos directos durante la construcción (seis años) y 110 en la fase de operación.

De esa capacidad, ya hay 250 megavatios con conexión confirmada por Red Eléctrica de España (REE).

Acerca de ProfesionalesHoy 29324 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy