Naturgy deja atrás las pérdidas y adaptará inversiones a la nueva retribución

Madrid/Barcelona, 5 feb (EFE).- Naturgy, que en 2019 tuvo un beneficio de 1.401 millones con el que supera las pérdidas que le provocó en 2018 la depreciación de activos de generación, tendrá que hacer frente este año a los primeros efectos del recorte a la retribución a las redes, que piensa encarar con más reducciones en los costes y acompasando sus inversiones al nuevo marco regulatorio.

En 2019 Naturgy regresó a la senda de los beneficios después de registrar en 2018 unas pérdidas de 2.822 millones por la amplia depreciación de activos que hizo entonces.

Descontado ese efecto, el beneficio neto de Naturgy habría crecido en 2019 un 15 % respecto al año anterior.

Además, en 2019 el resultado bruto de explotación o ebitda aumentó un 13,5 %, hasta los 4.562 millones de euros, apoyado en la reducción del perfil de riesgo y su plan de eficiencias, que ya ha supuesto unos ahorros acumulados de costes de 380 millones al año.

La eficiencia y la gestión de los riesgos seguirán siendo los objetivos de la compañía, según ha indicado su presidente ejecutivo, Francisco Reynés, durante una rueda de prensa.

También el responsable de mercados de capitales de Naturgy, Steven Fernández, ha explicado en una conferencia con analistas que la compañía ha tratado de mitigar en 2019 los recortes a la distribución planteados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) con su política interna de reducción de costes y acompasando los niveles de inversión a la nueva realidad regulatoria.

El primer impacto será el del recorte de la retribución a la distribución de electricidad, que entra en vigor en 2020 y que Naturgy estima que le costará 40 millones de euros en ebitda en este nuevo año, en el que también prevé un impacto de otros 80 millones de euros por la revisión del contrato del gasoducto Magreb-Europa.

Al impacto en el recorte de la retribución a las redes de distribución eléctricas se añadirá en 2021 el que sufrirán las redes de gas, cuya nueva regulación está pendiente aún de aprobación por parte de la CNMC.

En el caso del gas, la rebaja media en la retribución a la distribución para el periodo 2021-2026 que contiene la circular que la CNMC ha enviado al Consejo de Estado es de un 9,6 %, frente al 6,5 % que tendrá en el 2020-2025 la distribución eléctrica.

Reynés ha dicho que Naturgy adaptará su nivel de inversión y crecimiento en infraestructuras de distribución de gas, así como su plantilla, al nivel de retribución que obtenga, y ha asegurado que Naturgy no ha dejado de invertir ni dejará de invertir en distribución de gas, aunque ha puntualizado que «otra cosa es el ritmo inversor».

Naturgy suspendió temporalmente la obligación de trabajar de unos 300 empleados de su filial Nedgia y paralizó, también temporalmente, las inversiones en nuevas redes de gas en España cuando se conoció la primer propuesta de recorte de la CNMC, que era del 17,8 % inicialmente.

Según la documentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía destinó 126 millones de euros a costes de reestructuración en 2019, aunque el efecto de esos gastos extraordinarios se compensó en parte con otros atípicos positivos.

Naturgy, que cerró 2019 con una plantilla de 11.847 empleados, un 6,7 % menos que en 2018, consiguió en 2019 un ahorro de costes anual de 270 millones, que en términos acumulados ya alcanza los 380 millones de euros, y para 2020 prevé aflorar otros 120 millones, de forma que este año habrá conseguido acumular unos ahorros de costes anuales de 500 millones, dos años antes de lo previsto.

La compañía, que en 2019 invirtió 1.685 millones de euros, de los que unos 600 millones corresponden a nuevos proyectos de renovables, seguirá apostando por la inversión en estas tecnologías, como hace la competencia, y descarta aumentar la capacidad de generación de ciclos combinados de gas, que ha señalado que actualmente están infrautilizados.

Sí que ha reclamado que se cree en España un mercado de pagos por capacidad como se ha hecho en Italia para sostener el papel que tiene que tener el gas en la transición energética, después de que en 2019 Naturgy dejara de ingresar 40 millones de euros por pagos por capacidad.

Preguntado por posibles fusiones o adquisiciones en el sector energético, ha indicado que en la compañía no tienen «obsesión por ninguna operación corporativa, ni de fusión ni de adquisición» y ha añadido que, aunque «el sector está muy movido», Naturgy tiene un plan «para bailar bastantes años» dentro de un posible «baile de fusiones».

Acerca de ProfesionalesHoy 29753 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy